Florida se apunta a la deuda distressed


El fondo de pensiones del estado de Florida, con activos superiores a los 117 mil millones de dólares, cambia de rumbo y vende la mayor parte de su cartera de bonos high yield, para invertir 700 millones de dólares en fondos de bonos distressed y en hedge funds.

Los nuevos mandatos forman parte del plan de reasignación de activos aprobada en junio por el cuarto mayor fondo de pensiones público de EE.UU. Este plan implica la venta de inversión directa en bonos high yield para incrementar exposición en bonos distressed, mezzanine e inmobiliarios –referidos como deuda privada por el fondo de pensiones- así como a hedge funds. Según explica Kevin Sig Rist, director ejecutivo adjunto del consejo de administración estatal y gestor del fondo de pensiones, “tras revisar las inversiones actuales y potenciales en fondos de deuda privada, frente a lo que está ofreciendo nuestra cartera de deuda high yield, hemos decidido vender la mayoría de la deuda high yield que tenemos”. Esta información se recoge en un correo electrónico al que ha accedido Bloomberg. El consejo estatal aprobó en junio incrementar el peso del fondo en ‘inversiones estratégicas’, que incluyen hedge y deuda privada, del 3,9% al 6%. La intención es pedir autorización para incrementar este peso hasta e 11%.

Desde junio, el fondo de pensiones ha invertido 350 millones de dólares en fondos de deuda distressed: 100 millones han ido a Blackstone Group (GSO Capital Solutions Fund); otros 100 fueron a la gestora de Boston Audax Group (Senior Loan Fund), 100 más se quedaron en casa, en Bayview Financial, gestora basada en Coral Gables (Bayview Opportunity Fund II) y 50 viajaron hasta Los Angeles, a Oaktree Capital (Oaktree Opportunities Fund VIII-B).

El fondo de pensiones ha multiplicado por cuatro su exposición a hedge funds desde finales de junio, cuando contaba con 102 millones de dólares en este tipo de activos. Desde entonces ha invertido en dos gestoras neoyorquinas, Knight Vinke Asset Management (250 millones de dólares) y P2 Capital Partners (100 millones).

Para llegar hasta el 6% aprobado en deuda privada y hedge funds, quedarían 1.700 millones de dólares pendientes de asignar.

Esta diversificación hacia hedge y deuda distressed es una buena noticia para la gestión alternativa, máxime cuando según lo que leemos últimamente, parece estar convirtiéndose en tendencia, sin embargo siguen suponiendo categorías de activos marginales para el sistema de pensiones de Florida que tiene un 58% del fondo en acciones.

Lo más leído