Fidelity: Tres estrategias de inversión ante la incertidumbre


Existe una preocupación latente entre los inversores ante la incertidumbre sobre el crecimiento económico y los beneficios, que se ha materializado en una alta volatilidad en el último mes. Ante este panorama, Fidelity propone tres estrategias que pueden funcionar bien en estos momentos.

 

La primera es la inversión multiactivos, ya que las diversas clases de activos se comportan de manera diferente en periodos diferentes. Con el panorama actual, tal y como detalla Fidelity, es necesario no estar expuesto a una sola clase, sino diversificar, pues esta postura puede ayudar a reducir la volatilidad total de las carteras, mejorando su eficiencia y ayudando a los inversores a optimizar las rentabilidades para cada nivel de riesgo dado. Las ventajas de esta primera estrategia es que los fondos multiactivos ofrecen la capacidad de potenciar las rentabilidades mediante una asignación táctica de activos en la que las ponderaciones se ajustan en función de las condiciones económicas predominantes. Para que dicha asignación sea eficaz, se necesitan juicios adecuados sobre el entorno de inversión.

 

"Los malos datos de las encuestas de confianza empresarial sugieren que el paréntesis en el crecimiento mundial y estadounidense podría derivar en una desaceleración más preocupante. Las autoridades están empeorando la situación endureciendo las políticas presupuestarias en respuesta a las tensiones de los mercados. La estrategia sensata para muchos inversores será mantener una cartera diversificada, pero que sea a día de hoy más favorable a los bonos que a las acciones”, comenta Trevor Greetham, gestor de fondos multiactivos de Fidelity.

 

De rentabilidad a rentas

La segunda de las estrategias es la de buscar acciones con alta rentabilidad por dividendo para conseguir rentabilidades a largo plazo. En un entorno de crecimiento y con tipos de interés bajos en las economías desarrolladas, resulta sensato enfocar la inversión en acciones desde la perspectiva de la rentabilidad total. Como explica Fidelity, los rendimientos que ofrecen las acciones están muy por encima de las medias históricas, lo que ofrece a los inversores la oportunidad de asegurarse elevadas rentabilidades con el atractivo adicional de la posible revalorización a largo plazo del capital. “Es importante realizar un análisis cuidadoso para separar a los ganadores de las llamadas trampas de valor”, dice el informe.

 

"Los ahorradores que necesitan flujos de renta deberían mirar a la bolsa. Desde la crisis financiera mundial, muchas empresas de calidad han saneado sus balances y están generando sólidos flujos de caja y beneficios. Aunque las bolsas registren volatilidad en su evolución, los fondos de acciones pueden ofrecer una buena fuente alternativa de rentas. Durante los últimos 20 años, los inversores han acudido a la bolsa buscando la revalorización del capital, pero ahora es el momento que comprar acciones para buscar renta" analiza Dominic Rossi, director mundial de inversiones en renta variable sobre la segunda de las estrategias.
No hay que olvidar el poder de la capitalización, ya que como detalla el informe, con el tiempo, la capitalización de unos pagos de dividendos que podrían parecer míseros puede contribuir a las rentabilidades totales.

 

La última de las estrategias es la inversión estratégica en bonos. Fidelity invita a los inversores en renta fija a valorar un enfoque estratégico e internacional a la hora de invertir. Dicho enfoque ofrece mayor flexibilidad para cambiar de asignación de activos de un fondo en respuestas a las condiciones económicas imperantes y a los cambios en el riesgo de mercado. Todo esto ayuda a homogeneizar las rentabilidades a lo largo de los ciclos de mercado.

 

Con respecto a esta tercera estrategia, Andy Weir, gestor de renta fija de la gestora, comenta que "en un periodo de incertidumbre económica y volatilidad elevada, es comprensible que muchos inversores rechacen la idea de adentrarse en unos mercados de bonos que no les resultan familiares. Adoptar un enfoque flexible e internacional a la hora de invertir en bonos nunca había sido tan importante como ahora. Este es el tipo de entorno en el que un mandato de inversión estratégica e internacional sobresale, ya que ofrece acceso a las oportunidades más atractivas de generar alfa, al tiempo que minimiza al riesgo de pérdidas para el inversor", apostilla.
 

Empresas

Lo más leído