Fidelity señala dónde encontrar las mejores oportunidades en renta variable europea


Las condiciones y la confianza en los mercados financieros han mejorado. Sin embargo, los problemas que afectan a las economías europeas están fuertemente enraizados y requieren cambios estructurales profundos para que las naciones de la periferia recuperen competitividad y generen un crecimiento económico sostenible. “Obviamente, decirlo es mucho más fácil que hacerlo, ya que las consecuencias de la flexibilización del mercado laboral, los recortes salariales o la destrucción de empleo son inmediatas, mientras que los beneficios derivados de la construcción de nuevas fábricas, centros de distribución u oficinas por las empresas tarda en producirse y en crear puestos de trabajo”.

Así al menos lo considera Matt Siddle, gestor del FF European Growth Fund de Fidelity Worldwide Investment, quien entiende que, aunque estamos empezando a ver algunas señales positivas de reequilibrio (los costes laborales unitarios relativos en la eurozona están comenzando a acercarse a los niveles de Alemania), este proceso tiene aún un largo camino por recorrer. “Los inversores deben esperar que la evolución tanto económica como bursátil siga siendo volátil a corto plazo. A la vista del deterioro continuo del entorno económico mundial, soy cauto sobre la rentabilidad y los beneficios de las empresas durante los próximos doces meses”, afirma.

Sin embargo, Siddle cree que la renta variable europea sigue cotizando con valoraciones atractivas, tanto desde un punto de vista histórico como frente a otras clases de activos. También es importante hacer una distinción entre el sector empresarial europeo y la economía europea. “Existen muchas empresas multinacionales sólidas con negocios fuertes, modelos de negocio resistentes y balances saneados que están bien situadas para beneficiarse del crecimiento del consumo en los mercados emergentes. Asimismo, conviene reseñar que las empresas con un poder de fijación de precios que les permite repercutir las alzas de los precios a los consumidores tienen potencial para ofrecer rentabilidades totales reales atractivas”, indica.

Análisis sectorial

En su opinión, el consumo discrecional, y en especial los medios de comunicación, ofrecen varias oportunidades para invertir en negocios que generan mucha caja y cotizan con valoraciones atractivas frente a su historia a largo plazo. El sector energético, por su parte, se beneficia de unas perspectivas de demanda fuerte en un entorno de producción cada vez más complejo. “Muchas de las reservas de petróleo y gas recién descubiertas se encuentran en yacimientos no convencionales o aguas muy profundas, lo que requiere un mayor componente de ingeniería para su extracción”, asevera el experto.

Esto, a su juicio, favorece las alzas del precio del petróleo y es beneficioso para las empresas que fabrican equipos y prestan servicios de ingeniería para el sector petrolero. No obstante, estos no serían los únicos sectores en los que Siddle detecta en estos momentos interesantes oportunidades de inversión. “El sector del consumo básico, por ejemplo, cuenta con empresas de calidad con valoraciones atractivas y posiciones de mercado sólidas”, apunta el gestor. El FF European Growth, fondo del que Siddle se hizo cargo a mediados de 2012, ha logrado ofrecer a lo largo de los últimos diez años una rentabilidad anualizada del 6,2%.

Noticias relacionadas

Lo más leído