Fidelity estrena fondo y sicav en España


Fidelity Worldwide Investment ha registrado en España la sicav Fidelity Alpha Funds, en la que poco a poco irá incluyendo fondos con un nivel de sofisticación elevado orientados a grandes inversores institucionales, como fondos de fondos y fondos de pensiones. Desde la firma han adelantado las características del primero de estos subfondos, el Fidelity Alpha Funds Sicav Sharper Europe Fund, que tiene como objetivo generar un retorno bruto del 5% más el Euribor con niveles de volatilidad inferiores al 9%. Desde el lanzamiento del piloto el 29 de junio de 2012 hasta el 30 de septiembre de este año, ha generado un retorno anualizado del 6,1%, con una ratio de Sharpe de 1,07. 

Se encargará de su gestión Alexander Scurlock (en la imagen), gestor que este año celebra su 20 aniversario de trabajo en la casa y que en el pasado se ha hecho cargo de otros fondos reconocidos de Fidelity, como el FF Euro Blue Chip Fund o el FF European Growth Fund. Al frente de este nuevo fondo, Scurlock desarrolla un enfoque bottom up de selección de valores y emisiones con un toque innovador, al tener en cuenta para invertir en todos los instrumentos disponibles dentro de la estructura de capital de cada compañía. “Los inversores están buscando mayor consistencia y predictibilidad de los retornos a lo largo de los ciclos de inversión con momentos de caída menos dolorosos. El objetivo es producir retornos reales atractivos con baja volatilidad, comparados con un índice de cash”, explica el gestor al respecto. 

De esta forma, el nuevo producto puede combinar posiciones largas y cortas tanto en renta variable como en bonos. Su universo de inversión abarca 3.500 compañías europeas en las que se analizan tanto los fundamentales de sus acciones como su perfil crediticio. El primer paso que se da para decidir si es más conveniente invertir en una acción o en un bono de una compañía específica consiste en identificar sus prioridades para los flujos de caja. Desde Fidelity recuerdan que una compañía puede utilizar su efectivo de tres maneras: para dar prioridad al pago de los bonistas (por lo que sería más atractivo invertir en la parte de renta fija), para añadir consistencia a su política de pago de dividendos (lo que supondría una buena opción para un enfoque de generación de rentas) o, finalmente, puede utilizar el efectivo para apostar por el crecimiento de la empresa vía inversiones (por lo que podría ser una fuente potencial de revalorización de acciones).  A partir de este estudio, se dedice cuáles son las mejores ideas para comprar y vender. 

Se trata, pues, de un fondo que marca las distancias con el enfoque más tradicional de la industria. El segundo paso para la selección de activos para la cartera consiste en buscar las oportunidades mejores dentro de esas tres categorías para conseguir ese objetivo del 5%. Para lograrlo, el gestor también está autorizado a utilizar derivados, dependiendo del coste esperado de la volatilidad en la parte de renta variable y el riesgo de duración en la parte de crédito. El tamaño de todas las posiciones en cartera está determinado por su contribución al riesgo. Asimismo, se tienen en cuenta estrategias de cobertura apropiadas y cómo pueden impactar la volatilidad del fondo. 

Éste es tan sólo un breve resumen del trabajo desarrollado por los equipos de análisis de renta variable, renta fija y derivados de Fidelity, que para identificar las mejores oportunidades también se sirven de un amplio surtido de herramientas con las que tener una mejor comprensión de los factores que están teniendo influencia sobre la volatilidad y el riesgo de crédito, como por ejemplo el indicador de sentimiento de riesgo desarrollado por la firma, empleado para detectar si las condiciones se están deteriorando; en tal caso, se cubre automáticamente la exposición a renta fija corporativa de la cartera.  

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas