Fidelity: "En Brasil se ha prestado muy poca atención a los fundamentales, algo que anticipamos cambiará"


Dilma Rousseff ha asegurado un segundo mandato después de una de las elecciones más reñidas de los últimos años. Fue reelegida el pasado domingo con un 51,6% de los votos, frente al 48,4% de Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). La reacción del mercado no se hizo espera, y en la apertura de la Bolsa de Brasil, el Bovespa inició la sesión con una caída del 6%, para después moderarse en torno a un 3%. Para el equipo de analistas de renta variable de mercados emergentes de Fidelity Worldwide Investment, esta reacción no sorprende demasiado. "Dado el perfil de Aecio Neves como el candidato más amigable para el mercado, era de esperar una reacción negativa ante el resultado de las elecciones".

Los expertos van un poco más allá e indican que "como esta carrera ha demostrado, hay demasiados sentimientos desconocidos y cambiantes que tienen el poder de mover los mercados de forma dramática en un período corto de tiempo. Se ha prestado muy poca atención a los fundamentales, algo que anticipamos cambiará con el tiempo una vez que el polvo de las elecciones se asiente".

Mientras tanto, levantando la mirada hacia el largo plazo, recuerdan que Brasil está lleno de retos: la recesión económica inflación alta, un déficit presupuestario que amenaza el grado de inversión del país, la falta de competitividad, infraestructura debilitada y la corrupción. Sin embargo, esto no es nada nuevo. "Creemos que aunque el país se enfrenta a importantes retos, éstos se conocen bien. Rousseff tendrá que hacer frente a estas cuestiones para llevar a Brasil de vuelta en el camino hacia el crecimiento económico".

Oportunidades en el mercado

Desde una perspectiva inversora, los expertos de Fidelity comentan que "el 2015 será sin duda difícil para la economía, pero la debilidad en el precio de las acciones como consecuencia de las secuelas de las elecciones creará algunas oportunidades de añadir de forma selectiva a las empresas de buena calidad con una perspectiva de medio a largo plazo".

Asimismo, considera importante no dejarse llevar por el ambiente político. "Seguimos creyendo que la clave para conseguir el éxito a largo plazo es la comprensión de las perspectivas de las empresas individuales, y esto se puede predecir con un mayor grado de precisión que las tendencias macroeconómicas globales. Además, la comprensión de las tendencias a largo plazo en la industria y el mercado puede ofrecer una ventaja tangible que la inversión a corto plazo, la inversión oportunista, no se puede. El proceso de selección de valores bottom-up sigue impulsando las apuestas del sector y del país".

En el caso del fondo Fidelity Latin America (registrado en la CCR), los analistas de la firma indican que "mantenemos una posición infraponderada en cuanto a Brasil como país. Considerando la selección de valores más que una perspectiva al alza del mercado brasileño, esa infraponderación se debe sobre todo a una falta de exposición a un conjunto de empresas de gran peso en el índice: Petrobas, Vale y Banco do Brasil".