Fidelity analiza qué empresas se beneficiarán de la automatización y de la robótica


Los sucesivos avances tecnológicos están acentuando el atractivo económico de la automatización y la robótica para muchas empresas en un creciente número de sectores. Aunque el desplazamiento de puestos de trabajo por el uso de robots podría plantear algunas objeciones, “creemos que las empresas, los inversores y la sociedad sin duda se beneficiarán a largo plazo del mayor uso de la automatización y los robots”, explican en Fidelity Worldwide Investment, que ha esbozado algunas de las tendencias estructurales más importantes que deberían seguir impulsando el desarrollo de la automatización y la robótica, señalando además algunas de las formas en que los inversores pueden participar de ellas.

En primer lugar, en la gestora recuerdan que la automatización robotizada ha experimentado un crecimiento muy fuerte en la industria y las manufacturas durante la última década, alcanzando en 2013 un máximo histórico de 179.000 robots industriales instalados, lo que supone un 12% más que el año anterior y casi el doble que diez años antes. “Creemos que la fuerte tasa de crecimiento de la automatización robotizada en la industria probablemente continúe durante los próximos años gracias a la mejora de la viabilidad económica y a varios factores favorables”. De acuerdo con la entidad, su implantación debería encontrar apoyo en tres factores clave: la tecnología, la demografía y China.

Tecnología

El progreso tecnológico no lineal es –según Fidelity- probablemente el motor más importante para la adopción de la robótica. “A medida que va mejorando la tecnología, mejoran las funciones y el coste de la automatización robotizada debería descender, haciéndose económicamente más viable para empresas no sólo del sector industrial, sino también de otras áreas. Aparte de las mejoras en aspectos como la velocidad de los procesadores y los sensores, existen tres avances tecnológicos que deberían ser especialmente relevantes para la industria de la robótica: los sistemas uniformes de mensajería, entre los que destaca Robot; los avances en la impresión en 3-D y el desarrollo de la informática en la nube.

Demografía

Es, de acuerdo con la gestora, un área donde casi con toda seguridad la proporción entre la población activa e inactiva seguirá cayendo en muchos países a medida que vaya aumentando la esperanza de vida y el envejecimiento de la población. “Dado que habrá menos trabajadores para sostener de forma efectiva a las generaciones mayores, la necesidad de mejorar la productividad será cada vez mayor y el despliegue de la automatización robotizada ofrece una forma obvia de abordar este problema”, explican.

China

La economía del gigante asiático se ha desarrollado y ha provocado como tendencia clara una fuerte inflación salarial. “Aunque, en un sentido, este hecho apoya los esfuerzos de las autoridades para reducir la dependencia de las exportaciones e impulsar el consumo interno, la erosión de la tradicional ventaja en costes laborales de China, sumada a las expectativas de mejora constante de la calidad, son desafíos de primer orden para muchas empresas chinas”, afirman. Según Fidelity, una forma ideal para que China suba por la escala del valor añadido y ataje la pérdida de competitividad de sus manufacturas por las subidas salariales es a través de una mayor adopción de la automatización robotizada. De hecho, ya se están dando pasos en esta dirección, aunque la densidad de robots de China (el número de robots por cada 10.000 habitantes) es de 20 aproximadamente, cifra aún muy alejada de los países más avanzados, como Japón, Alemania y Corea del Sur, donde la densidad oscila entre 270 y 400.

Cómo identificar oportunidades de inversión

En cuanto a la tarea de encontrar empresas que puedan beneficiarse del crecimiento estructural de la automatización robotizada, si bien los robots de servicios ofrecen un ingente potencial a largo plazo, Fidelity revela que las inversiones más accesibles hoy en día todavía se encuentran fundamentalmente en el sector industrial, sobre todo entre los grandes conglomerados industriales con presencia en todo el mundo, para los que la automatización y la robótica forman parte de un conjunto más amplio de áreas de negocio, y los proveedores ‘puros’ de soluciones de robótica industrial. “Más allá de ello, también se puede establecer una tercera clase de empresas con una exposición menos directa que no pertenecen a ninguno de los otros dos tipos industriales principales”.

Conglomerados industriales

En el ámbito de los conglomerados industriales, entre las empresas a las que Fidelity otorga puntuaciones más altas desde una perspectiva integrada y que creen que también ofrecen niveles razonables de exposición a la automatización industrial y la robótica están la francesa Schneider Electric, la suiza ABB, la alemana Siemens y la estadounidense GE .

Los actores de automatización industrial ‘puros’

En lo que respecta a los actores de automatización industrial ‘puros’, entre las compañías que Fidelity identifica como las probables ganadores a largo plazo están las japonesas Fanuc y Yasakawa Electric, la alemana Kuka y la estadounidense Rockwell Automation. “Aunque comparten diversas características positivas, estas empresas también tienen rasgos únicos que les pueden dar una ventaja en áreas concretas. En el caso de Rockwell, por ejemplo, la empresa ha hecho mucho hincapié en extraer toda la utilidad posible a los datos recogidos por los sistemas de automatización industrial, consiguiendo con ello mejorar el diagnóstico en tiempo real, el mantenimiento y la supervisión remota”.

Otras apuestas relacionadas con la robótica

En la categoría de ‘otras apuestas’, en Fidelity encuentran una gama más difusa de empresas que ofrecen formas de exposición más indirectas al tema de la automatización industrial. Citan, a modo de ejemplo, TE Connectivity, que es uno de los fabricantes líderes mundiales de conectores electrónicos, por lo que –a juicio de los expertos de la entidad- debería beneficiarse del crecimiento de la automatización robotizada, porque muchas plataformas industriales dependen de sus conectores.

Google

Según Fidelity, en una categoría totalmente propia estaría Google. “Aunque su fuente principal de ingresos es claramente el motor de búsquedas líder mundial, la empresa ha sido un inversor especialmente prolífico en proyectos empresariales relacionados con la robótica (al menos ocho inversiones de este tipo sólo en 2013). La nueva división de robótica de Google, que supervisa todas estas adquisiciones, está dirigida por Andy Rubin, un destacado entusiasta de la robótica y el creador del sistema operativo para teléfonos móviles de Google, que él bautizó con el nombre de 'Android'. Atendiendo también a su impresionante historial de innovación, combinado con los ingentes recursos y conocimientos a su alcance, el programa de robótica de Google parece estar en disposición de ofrecer lo que podrían ser los avances en robótica más espectaculares de los últimos años”.

Noticias relacionadas