Feliz gallo


Lo mejor de la semana. Blog de María Folqué y Montserrat Formoso.

Pasados estos días parece que en los próximos cuatro años no vamos a necesitar ni la sutileza, ni la ironía fina, ni el análisis en profundidad. Así que echemos mano de la atención al detalle. Sí, sabemos que puede parecer poco importante en medio de una semana a golpe de orden ejecutiva que nos ha dejado como vaca sin cencerro, pero ¿se han dado cuenta de que han cambiado las cortinas del despacho oval? Pues sí, ahora son (como no) doradas y con cenefa. Y siempre hay cuatro tipos muy mal encarados de pie rodeando a Donald mientras se deja llevar. Y las fotos se las toman desde abajo y se ve la luz fosforescente de un plafón circular que rodea al despacho. Todo bastante feo, pero mejor que la estética acompañe al mensaje, así no nos distraemos.

Aunque yendo un poco más al fondo de la ola proteccionista que recorre al mundo, no entendemos lo de que tengan que pagar el muro. Si quieres recibir menos inmigración ¿no será mejor que tu país vecino viva mejor? Suena simple, no aspiramos al Nobel ni a nada, pero el hecho de que todo tenga que ser un juego de suma cero nos resulta tan agotador como inútil. A Donald le gusta crear confusión antes de las negociaciones. Pero ahí está, un político que cumple con su programa.

Quien puede que estuviera encantada con las cortinas es Theresa May. Nos imaginamos a la británica entrándole con un “Oh, Donald, dear, so lovely curtains! And nice hair”, porque con Trump las negociaciones prosperan con el camelo, y ahí los ingleses son unos hachas. Aunque en el fondo ella pensara que lo que allí faltaba era estampado floral. Y moqueta.

Y los dos quieren llevarse bien. Uno por vender la imagen de gran líder a cuya puerta llaman los otros líderes mundiales; la otra porque urge apalabrar acuerdos comerciales bilaterales, que lo del Brexit sigue en pie, seguirá siendo radical y seguirá en los plazos establecidos, diga lo que siga el Supremo.

Mientras, el presente está siendo de los consumidores. Los de Reino Unido han dado en las narices al consenso de mercado con un PIB superior a lo estimado para el 4º trimestre de 2016 gracias al tirón del sector servicios. En EEUU, la confianza de los consumidores con más de 55 años está en máximos desde febrero de 2007 (desconocemos género, estatus social o color de piel). Lo que sí conocemos son los 20.000 puntos del índice Dow Jones porque los superó esta semana.  Los inversores han hecho una apuesta clara y pasa por no subestimar a Trump, aunque el riesgo del optimismo está en el exceso del mismo, máxime ante la espontaneidad desenfrenada de #POTUS.

Los próximos quince días China se va de vacaciones pues empieza el año 4715: el año del Gallo Rojo del Fuego, que en realidad es gallina. En fin, se dice del gallo que no solo es madrugador y elegante, también pendenciero, agresivo, vanidoso, egoísta, cabezota, mordaz… Todo muy conveniente.

Buena semana

Noticias relacionadas

Lo más leído