Fed en 2018: keep calm and carry on


TRIBUNA de Mondher Bettaieb, gestor del fondo Vontobel Fund- EUR Corporate Bond Mid Yield en Vontobel AM. Comentario patrocinado por Vontibel AM.

Sin duda esta última subida ha sido acomodaticia (dovish).  La Fed revisó sus perspectivas de crecimiento del PIB para 2018 y también de forma moderada para 2019. El crecimiento del PIB va ser ligeramente superior y esto está contemplando también el impacto del plan fiscal de Donald Trump. De hecho, sus perspectivas de crecimiento del PIB se sitúan ahora en el 2,5%, pasando del 2,1%. En lo que respecta al desempleo, debido también al plan fiscal, han reducido las tasas de desempleo para 2018 y 2019, hasta situarse en el 3,9%. En conjunto, todo esto no es más que  un síntoma de que la Reserva Federal se encuentra cómoda con la marcha de la economía. El aspecto negativo viene del lado de la inflación. A pesar de un crecimiento más alto y de un desempleo menor, no han movido sus perspectivas de inflación.  Y por esto creemos que estamos ante una subida acomodaticia.  Además tampoco han realizado ningún ajuste en el gráfico de puntos.  Desde nuestro punto de vista esto significa que las presiones a la baja en la inflación permanecerán durante un tiempo en la economía. Y también pensamos que refleja un tema que ya hemos comentado en otras ocasiones. La economía americana se enfrenta a algunos cambios estructurales y entre ellos, la digitalización, que actúa como presión a la baja para la inflación.

Analizando el gráfico de puntos, se pude concluir que habrá tres subidas de tipos en 2018 y dos en 2019. Mi opinión es que veremos dos en cada uno de los años, pues la Fed no está satisfecha con las perspectivas de inflación y por ello dejarán que la economía se “caliente” un poco más de lo que está hoy en día. Si acometen finalmente cuatro subidas de tipos, dos cada año, esto sería benigno para la economía.  El ciclo continuará su curso y no deberíamos sorprendemos si vemos que la curva, sobre todo en la parte larga, en Estados Unidos se invierte ligeramente, a pesar de que este no es el punto de vista del consenso. 

Como comentábamos, ha sido un movimiento positivo para el mercado, como también lo es para nuestra clase de activo, crédito corporativo. En cuanto a la llegada de Pawell, creemos que significará la continuación de Yellen y Bernanke. Es un hombre pragmático y no va a suponer un revulsivo para la Fed.  Por ello, si tuviésemos que decir algún aspecto que pudiese producir alguna turbulencia en el mercado en 2018 este no vendrá de la mano de la Fed. Por el contrario, creemos que hemos de prestar atención a la situación en Oriente Medio. A pesar de que no lo contemplamos como una posibilidad para 2018, creemos que si se produjese algún acontecimiento en esta zona podría afectar a los precios del petróleo, lo que a su vez impactaría en el crecimiento global y por ello pensamos que es una región a monitorizar de cerca y a la que no se está prestando suficiente atención. Otro aspecto a tener en cuenta, desde nuestro punto de vista, es el sector tecnológico. Se trata de una industria en la que muchos de sus participantes (Facebook, Alphabet, Amazon) podrían ver sus valoraciones duplicarse. Estas empresas han creado ecosistemas y como se trata de un sector no regulado, en el momento que se regule, los inversores podrían querer deshacer sus posiciones ante el temor de estar invertidos en una compañía que no es lo que ellos pensaban, lo que podría acabar desencadenando un riesgo sistémico.

En resumen, 2018 será una continuación de 2017, por lo que no hemos cambiado nuestro posicionamiento compuesto por  deuda subordinada, emisiones BB y deuda híbrida corporativa, principalmente.  La decisión de ayer fue positiva para el mercado y mientras la Fed continúe con su postura, que pensamos que lo hará, no deberíamos ver sustos el año que viene.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído