"FATCA requiere de un acuerdo global"


“FATCA tiene que ser una decisión estratégica para las gestoras. Van a tener que analizar los activos en los que invierten, los inversores que tienen, quiénes son sus distribuidores y quiénes sus custodios para poder cumplir con todos los criterios”. Florence Fontan, responsable de Asuntos Públicos de BNP Paribas Securities Services, advierte de las complejidades que la nueva normativa estadounidense traerá para todo el sector.

La nueva ley Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA), que obligará a las entidades de todo el mundo a suministrar información a las autoridades fiscales de Estados Unidos sobre las posiciones que personas físicas o jurídicas estadounidenses puedan tener en cuentas en el exterior, está previsto que entre en vigor en julio de 2013.

“FATCA lo alcanza todo. Muchas firmas globales ya están trabajando para adaptarse. Las gestoras han empezado a implementar recursos y a crear grupos de trabajo. Hacen falta enormes recursos sólo para entender cómo cumplir con las normas”, explica.

Fontan señala que la distribución internacional de fondos se verá afectada. “Para una gestora global, distribuir en diferentes partes del mundo será muy complejo. Tendrán que cumplir con todos los diferentes tipos de normas”, señala.

Incluso, comenta la responsable de BNP Paribas Securities Services, una parte de su gama de productos tendría que cumplir con FATCA y otra parte no. “Mucha gente no ha entendido la magnitud del cambio. Muchas gestoras piensan que no se deben preocupar. Pero puede que te veas penalizado aunque no tengas activos ni clientes de EEUU”, añade.

Varios países, entre los que se cuenta España, han negociado acuerdos bilaterales con Estados Unidos para facilitar el cumplimiento de FATCA. Pero Fontan aboga por asumir una aproximación con más intervinientes.

“Hace falta un acuerdo multilateral. Si sólo lo saca adelante el IRS, el coste de la implementación no compensa lo que se logrará de evitar en evasión fiscal. Todos los gobiernos luchan contra la evasión fiscal y entiendo que quieran más información. Pero se debería hacer de manera coordinada, tal y como funciona la lucha contra el blanqueo de capitales”, afirma. En cualquier caso, reconoce que una solución consensuada global es hoy algo poco probable. Y pide que se dé una moratoria hasta que se aclare cómo se podrá operar con los acuerdos bilaterales.

“Sería absurdo empezar a trabajar con FATCA en 2013 y, al cabo de seis meses empezar a funcionar según lo que pauta el acuerdo bilateral”, dice.

Fontan descarta que exista la posibilidad de acogerse a una especie de “FATCA light” y reitera que queda poco tiempo para prepararse. “Las gestoras pueden pedir ayuda a sus custodios o a sus transfer agent. Tenemos muchos productos para ayudar a los gestores con su compliance. Podemos ofrecer el reporting con el IRS, hacer seguimiento de los flujos, etc. Podemos quitar buena parte de la carga a las gestoras”, señala.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído