“Expulsar a Grecia del euro sólo es posible si se crea un cortafuegos creíble para España e Italia”


Aunque es posible una resolución gradual de la crisis de deuda soberana de la zona euro, hay elevados riesgos de deterioro si en las elecciones griegas se da un resultado no concluyente.  Tal riesgo implicaría alta volatilidad y podría obligar al BCE, única institución capaz de proporcionar respaldo inmediato, eficaz y creíble, a intervenir con medidas no convencionales, como una nueva refinanciación bancaria a largo plazo con vencimiento más largo, compromiso para comprar cantidad ilimitada de bonos italianos y españoles o un límite al alza de rentabilidades de la deuda de países que cumplan los objetivos fiscales de la Comisión Europea.

Así al menos lo cree Olivier Guinguené, jefe de estrategia de Pictet Asset Management, quien en cualquier caso considera que Grecia va a tratar de permanecer en el euro, incluso si anunciase moratoria de deuda o renegase compromisos fiscales. “Una decisión de obligar a Grecia a salir sólo puede tomarse una vez se haya establecido un sólido, creíble e integral cortafuegos para proteger a España e Italia. Hay que tener en cuenta que los bancos españoles necesitan recapitalización por aproximadamente 90.000 millones de euros, lo que podría aumentar en caso de salida de Grecia”.

En tal caso, Guinguené se muestra convencido de que el BCE probablemente anunciaría apoyo ilimitado a los bonos soberanos periféricos.  De hecho, en su opinión, “la salida de Grecia, coincidiendo con un fortalecimiento del cortafuegos, podría ser positiva para los mercados. Eso sí: las inevitables negociaciones generarían enorme volatilidad, lo que podría desencadenar en una importante corrección”.

En este sentido, existe riesgo de estrangulamiento a causa de las respuestas del BCE y muy alto de eventos políticos, por lo que “es conveniente añadir exposición a activos de cobertura como el oro, que está muy por debajo de pico de febrero y se beneficiaría de flujos en refugios seguros”. Otras inversiones de cobertura interesantes para el jefe de estrategia de Pictet AM incluirían posiciones a la baja del euro respecto al dólar y al alza en volatilidad, pues se encuentra en torno a la mitad del nivel que alcanzó en octubre pasado.

A nivel macro, el escenario base de la gestora pasa por una fuerte demanda interna en Alemania –repunte del crecimiento de salarios de 4,3 % para 2013-, relajación de condiciones en que Grecia recibirá fondos de rescate adicionales y debilidad del euro (10% de depreciación eleva el PIB 0,5 %). Además, en Grecia un largo y doloroso proceso de "devaluación interna", como en Hong Kong (1998-2003) y Letonia (2008-2010), puede permitir crecimiento nominal suficiente para mantener al país en una senda sostenible en la unión monetaria”, afirma el experto. 

De todas formas sus exportaciones representan el 22 % de su PIB -la proporción más baja en Europa- y una fuerte devaluación puede proporcionar ayuda limitada.  Pero a ello se añade que el péndulo se está moviendo a favor de políticas de crecimiento frente a austeridad en Francia y países como Holanda y Alemania, donde el gobierno ha declarado explícitamente que va a tolerar mayor inflación.  “La relajación de la austeridad, nuevo "pacto de crecimiento" e incluso recapitalización del Banco Europeo de Inversiones para infraestructuras, son elementos clave de nuestro escenario base”, indica Guinguené.

Noticias relacionadas

Lo más leído