Exposiciones imprescindibles: la repesca


No recuerdo bien si fue a finales de 2009 o a principios de 2010. El caso es que el año pasado escribí un post sobre exposiciones que no quería perderme de ninguna de las maneras. Hablé de una preciosa muestra de fotografías de Nueva York en el Reina Sofía, de una interesante visión sobre el Monet más abstracto en el Thyssen-Bornemisza, de 'Turner y los maestros', una de las colecciones estrella del año en el Museo del Prado, e incluso de los Sex Pistols, que protagonizaron una exposición sobre 'punk ochentero' en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León.

Hace poco, estaba recopilando información con la intención de ofrecerles otro post con mis propuestas culturales para 2011. Y caí en la cuenta de que hay cuatro exposiciones en Madrid que están a caballo entre el año que se acaba y el que está a punto de empezar. No es que no me las quiera perder de ninguna de las maneras. Es que considero que son imprescindibles. Así que, si todavía no las han visto, consideren el principio de 2011 como una especie de 'repesca cultural' y no se las pierdan.

− Alejandro se instala en Plaza de Castilla. El espacio con el que cuenta el Canal de Isabel II en Plaza de Castilla no para de albergar exposiciones tremendas. Dos grandes ejemplos fueron la dedicada a Star Wars y 'Tesoros de las Culturas del Mundo', que se organizó en colaboración con el British Museum. Ahora, se fijan en la figura de Alejandro Magno en la muestra 'Encuentro con oriente'. Se compone de más de 330 piezas que vienen de museos de ciudades como Atenas, Tesalónica, Londres e incluso Kabul, en Afganistán. A lo largo de 10 salas, se repasa la figura de Alejandro y de su repercusión para el mundo antiguo a través de retratos, esculturas, monedas, armas de su ejército, piezas de cerámica, etc. Un recorrido no sólo por la Grecia helénica, sino también por Persia, Babilonia y las culturas budistas que en la época reinaban en el norte de Pakistán y de la India. Tienen hasta el 3 de mayo para visitarla.

− Sólo Renoir. Es la primera muestra monográfica que se dedica en España al genial pintor francés, uno de mis preferidos de entre todos los impresionistas. La organiza el Museo del Prado con la colaboración de la Fundación BBVA. Se compone de 31 piezas reunidas por el coleccionista Robert Sterling Clark, que fundó el Sterling & Francine Clark Art Institute. Entre sus piezas se encuentran 'Muchacha con abanico' y 'Palco en el teatro'. Cuando vayan a visitarla, antes del 6 de febrero, fíjense en estas obras y en cómo pintaba Renoir los ojos de las chicas. Increíble.

− El Rubens más completo de la década. Dense prisa si no se quieren perder esta recopilación de obras del artista, uno de los máximos exponentes de la pintura flamenca. Sólo estará disponible hasta el 23 de enero. El Museo del Prado, donde se expone, se encuentra inmerso en un plan de reordenación de algunas de sus colecciones. Aprovechando que la de Rubens es una de ellas, el museo ha organizado una muestra que se compone de todas las obras firmadas y del taller del artista de las que dispone. Es la primera vez que todas ellas se pueden contemplar en diez años. No es una colección baladí... La del museo es una de las más completas del mundo. Además, Alejandro Vergara, comisario de la exposición, ha organizado las obras siguiendo un único criterio, el cronológico. Una buena oportunidad que, en mi opinión, no conviene dejar escapar.

− Jardines para soñar. 'Jardines impresionistas' lleva desde mediados de noviembre en el Thyssen. Y cerrará sus puertas el 13 de febrero. Es decir, ocupa buena parte del crudo invierno madrileño. Pero ponerse delante de cualquiera de sus obras evoca a la más cálida tarde de primavera. La muestra, organizada junto con la Fundación Caja Madrid, repasa la pintura de jardines de la segunda mitad del siglo XIX a través de obras de Monet y Caillebotte, entre otros artistas. Desde flores en interiores a parques públicos, pasando por bellas panorámicas de jardines privados en el exterior. La exposición se cierra con un avance los cambios que introducirían las Vanguardias, con obras de Munch y Cézanne, entre otros.

Lo más leído