¿Existe todavía potencial en renta variable Europa?


TRIBUNA de Jaime Mesia, sales director & product specialist, Alken AM. Comentario patrocinado por Alken Asset Management.

Los primeros meses del 2018 deberían reflejar el entorno de mercado que esperamos ver a lo largo del año, un entorno de mayor volatilidad, atento a decisiones en política monetaria y datos de inflación. Y todo ello acompañado de importantes niveles de liquidez dispuesta a ser puesta en funcionamiento ante cualquier corrección. En este entorno de un aumento de la inclinación de la curva de tipos, más clara en USA que en Europa, cabría esperar que la correlación entre las clases de activo, entre la renta variable en distintas regiones y sectores debería de ser, cuanto menos, baja.

En este entorno, la selección de valores es clave a la hora de generar alfa. Es muy probable que gestores con un historial consistente quienes consigan batir con creces a sus índices respectivos. La volatilidad aparece como una oportunidad a la hora de identificar oportunidades de compra para gestores con un enfoque activo, que la sepan jugar a su favor.

Parece evidente que sectores más defensivos que se han comportado como proxy de los bonos a 10 años sean más vulnerables en este momento del ciclo, cuyos títulos han subido al calor de mayor interés por negocios defensivos, cotizando a múltiplos altos, con tasas bajas de crecimiento. Compañías que en muchos casos están bien gestionadas, pero que no justifican los niveles a los que cotizan, hablamos en sentido general de compañías dentro del sector de consumo básico. En un entorno de política monetaria que tiende a normalizarse, parece evidente que existe menos vulnerabilidad en valores de compañías que crecen por encima de lo que estima el mercado y cotizando a múltiplos bajos. A largo plazo hay sectores en los que tiene que existir crecimiento y si hace falta pagar múltiplos altos, se pagan: telecomunicaciones, financieras y algunos segmentos de IT.

En Alken no vemos grandes oportunidades en el sector financiero, que ya descuenta un entorno de normalización de tipos y ya se ha beneficiado significativamente de  políticas de reestructuración. Del mismo modo, vemos potencial limitado en grandes compañías de telecomunicaciones, que aunque cotizan a múltiplos bajos, tienen un perfil de crecimiento inferior a competidores alternativos que siguen incrementando cuota de mercado. Al contrario, creemos que existe un enorme potencial en compañías con una percepción débil por parte del mercado como es el caso de Peugeot y Renault.  Estas compañías  presentan mejoras en sus fundamentales , con perspectivas de mejora de márgenes y exposición a segmentos que crecen (mercados emergentes, por ejemplo, en el caso de Renault). Por valoración sus valores cotizan a niveles de caja y por tanto vemos un descuento importante frente a su valor intrínseco (cotizan al nivel de caja, y a 5-7 X PER €2019). Además, son valores que apenas han capturado la subida del mercado en el 2017 y en los que todavía existe abundante potencial alcista frente a sus valores objetivos.

En definitiva, ¿existe potencial alcista en renta variable Europa? Nuestra respuesta es definitivamente sí. Tras la subida del mercado en el 2016,  aún existen sectores que descuentan escenarios muy conservadores a pesar de una evolución positiva de sus fundamentales. Ni todo va a subir en precio, ni todo está caro, con toda probabilidad el 2018 será un año favorable para los stock-pickers.

Captura_de_pantalla_2018-03-05_a_las_22

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído