Eusebio Díaz Morera (EDM) señala los tres factores que determinarán la evolución de los precios del bono


Desde 1983 los rendimientos de los bonos han ido (y su precio subiendo) produciéndose uno de los booms más prolongados de los mercados financieros. Eusebio Díaz Morera, presidente de EDM, considera que esta tendencia ha finalizado y a partir de ahora debe revertirse.

Díaz Morera señala que el consenso sobre este punto es muy amplio, pero cree que no lo hay sobre la intensidad y el calendario de este movimiento que tiene un potencial desestabilizador de los mercados, alarma.

En su opinión, tres cuestiones determinarán la evolución de los precios de los bonos. Por el lado de la política fiscal norteamericana, destaca que una rebaja de impuestos puede crear un déficit público que obligue a una reacción mas vigorosa por parte de la Reserva Federal, es decir, una subida de tipos de interés.

En cuanto a los bancos centrales, considera que serán pacientes para “no descarrilar la economía mundial” e irán retirando los estímulos monetarios una vez que el crecimiento sincronizado de las principales economías se ha conseguido, tal y como se ha anunciado.

El tercer factor es que “existe un gran debate sobre la baja inflación incluso en economías como la norteamericana, que funciona de factor en régimen de pleno empleo”, indica el presidente de EDM en una carta a sus clientes.

En definitiva, piensa que todo puede ocurrir en los mercados, pero le parece que el futuro más probable será un periodo relativamente prolongado de resultados cortos. “Claramente la renta fija no va a ser fuente de retornos, pero puede ser una fuente de inestabilidad”, resume.

Por otro lado, si se muestra a favor del consenso positivo en renta variable, aunque por razones diferentes al resto. Según el estilo de inversión de la firma, que se fija más en fundamentos que en el mercado, no esperan expansión de múltiplos para los próximos años de los dos grandes motores del resultado (crecimiento de beneficios y el PER). De esta manera, subraya, el resultado para los inversores dependerá básicamente de la calidad de las empresas (beneficios) y no tanto del optimismo de las bolsas.

“La razón es que buena parte de la inversión en renta variable de los últimos años ya ha provenido de la expansión del PER”, explica. En su opinión, esta evolución ha finalizado y esperan comprensión de los múltiplos. Por ello, determina, es crítico que la selección de valores sea acertada.

Como conclusión, reflexiona, “no basta con que la economía vaya bien y que las empresas ganen más dinero. Es preciso que la retirada de liquidez sea progresiva y prudente”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído