Europa está barata, pero no todos los sectores lo están


Que la renta variable europea es una apuesta clara de las gestoras de fondos para 2014 no es a estas alturas ningún secreto. Pero sí puede resultar interesante saber qué razones aporta cada una para justificar esta decisión. Las de BNP Paribas IP vienen del lado de la generación de valor, como explica Olivier Rudigoz, gestor del fondo Parvest Equity Best Selection Europe. El equipo de gestión del fondo sigue un proceso de inversión compuesto por tres pilares: visión de largo plazo (mantener el valor un mínimo de 3 a 5 años), investigación de los fundamentales a través de la combinación de los estilos bottom up y top down e identificación de compañías con ventajas competitivas dentro de industrias estructuradas. Por industrias estructuradas se refieren a aquellas consolidadas, con un comportamiento racional, orientadas hacia la maximización de los beneficios y que crean valor para los accionistas. 

La principal razón por la que apuestan los expertos de BNP Paribas IP se puede resumir en una palabra: descuento. Mientras que el S&P 500 ha subido un 12,1% desde 2007, el balance del MSCI Europe en el mismo periodo es del -25,3% y el del MSCI EMU, del -36,1%. Los niveles de retorno sobre el capital (ROE) presentan un descuento del 8,1% respecto a la media histórica, mientras que éste se eleva al 27% si lo que se observa es el PER. Europa también está barata por PER respecto a Estados Unidos, un 41% exactamente. Finalmente, la rentabilidad por dividendo ofrece mayor atractivo que la media de la deuda a diez años. 

No obstante, Rudigoz advierte que “no todos los sectores están baratos”. En su opinión, las auténticas fuentes de valor son las compañías domésticas, atendiendo a la lógica de que durante los años de la crisis los inversores habían preferido posicionarse en empresas europeas con fuerte diversificación internacional, que ahora cotizan caras. En particular, los sectores que son estratégicos para la gestora son las compañías de telecomunicaciones, las eléctricas, bancos, servicios financieros, inmobiliarias y aseguradoras. Así, entre los diez valores que más sobreponderan figuran nombres como Lloyds, ING o Santander. 

Los bancos son una apuesta particularmente fuerte, según explica Rudigoz: “Es una postura contrarian apropiada”. El experto añade que el equipo de gestión ha realizado muchas inversiones dentro de este sector en los últimos 12 meses, del que señalan como mayores fortalezas su atractivo descuento por valor en libros, la mejora de capitalización y que sus beneficios están en muchos casos en máximos históricos, factores que llevan a Rudigoz a afirmar que “los bancos están en mejor forma de lo que aparentan”. Además, subraya que es el sector más interesante en su conjunto, pues ve más difícil encontrar un puñado de nombres concretos entre eléctricas y ‘telecos’. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído