Europa: el bazoka se despliega


Después de un primer semestre difícil, el verano fue más favorable de lo que algunos habían temido. La mayoría de las clases de activos han conseguido un 10% más de retornos durante el año hasta la fecha, como es el caso de la renta variable de la eurozona y de la renta variable global, así como de los bonos high yield y de algunos bonos corporativos.

Los mercados se vieron impulsados durante el verano, ya que las primas de riesgo cayeron gracias a la confianza de los inversores de que los problemas políticos de la zona euro, que habían ocasionado una gran sombra sobre los mercados, se encontraban ahora en el camino de ser resueltos. Las medidas llevadas a cabo, las cuales estaban por encima de los desafíos que tenía que afrontar la eurozona, aliviaron algo de presión y dieron a los mercados algunos motivos para ser optimistas y nuestra convicción es que el rally puede durar.

Las medidas que se han tomado muestran cómo determinados gobiernos están sacando a la zona euro de su actual crisis política. A finales de julio, el presidente del BCE, Mario Draghi, proporcionó algo de calma a los mercados cuando sugirió que haría lo que fuera necesario para prevenir la quiebra de la zona euro. Para conseguir este objetivo, utilizó el arma que todos esperábamos, el “bazoka” monetario, un mecanismo de compra de bonos soberanos de los países con los mayores problemas de refinanciación. Esta simple declaración desencadenó un paso atrás en los tipos a corto plazo en países como Italia y España, a pesar de los temores de los inversores hasta este momento sobre que esos países no podían refinanciarse.

No obstante, la novedad fue la reacción de la canciller alemana, que aceptó este mecanismo, incluso en contra de los deseos del representante del Bundesbank en el BCE, el único miembro que votó en contra. Este mecanismo ayudará a los países del sur de Europa a refinanciarse, además de dar a la canciller alemana garantías de que tendrán el apuntalamiento necesario de sus finanzas, ya que el mecanismo implica sólo tipos a corto plazo. Asimismo, el BCE se comprometió a realizar compras ilimitadas y dichas operaciones no serán garantizadas, lo que significa que el BCE tendrá la misma posición que los acreedores secundarios, algo que no ocurría para el MEDE.

Ahora el bazoka está en marcha. Los países del sur de Europa deben sumarse a los esfuerzos que ellos han hecho durante los últimos meses para apuntalar su situación económica. Las cuentas comerciales vuelven a cuadrar. Italia y España están en equilibrio y Portugal está a punto de hacerlo. La reducción de los déficits en el sur de Europa no se produce a expensas de Alemania, cuyo superávit comercial permanece cerca de su máximo histórico.

La iniciativa del BCE, que conformará el futuro de la eurozona en un grado considerable, ayudó a relajar las primas de riesgo. El 15% de los beneficios de los mercados corresponden a una media del 1% de descenso en las primas de riesgo, las cuales, alrededor del 8%, todavía tienen margen para reducirse aún más. Hay todavía muchos hitos clave por delante que pondrán a prueba el rally y esto probablemente generará volatilidad.

Los inversores están esperando todavía estos hitos clave antes de volver de nuevo a los activos de riesgo. El cambio, en el destino de Europa ha impulsado el rally tanto en los mercados de deuda como en los de renta variable. La eurozona ha superado la rentabilidad de EE. UU., y en renta variable, los títulos de valor y los financieros (cuyos rendimientos están muy ligados a la crisis de deuda soberana) han sido superiores en rentabilidad, mientras los títulos de crecimiento han tenido rendimientos inferiores. Creemos que este rally podría incluso acelerarse si el gobierno de la eurozona mejora. Este es el motivo de que mantengamos la exposición en renta variable elevada. Creemos que aproximadamente a un nivel 11 veces los beneficios, todavía hay un potencial considerable de subida en un entorno de liquidez muy abundante y de una escasez de retornos en muchas clases de activos.

En el mercado de renta fija, el entorno permanece muy difícil cuando la caída de los tipos franceses, belgas, holandeses y alemanes, ha convertido estas inversiones en poco atractivas. Sin embargo, hay todavía algo de potencial en Italia y España, en un horizonte a medio y largo plazo. Después del rally en los bonos corporativos, sería interesante tener mayor precaución respecto al crédito. No obstante, éste ofrece aún algunas oportunidades, pero es necesaria una mayor selección.

Noticias relacionadas

Lo más leído