Europa busca un modelo estandarizado a la hora de informar sobre productos sostenibles


Se cumplen en estas fechas el quinto aniversario de la puesta en marcha de los ODS (objetivos de desarrollo sostenible), que trajo consigo un nuevo impulso a la inversión con criterios responsables. Pero ese auge de la ISR ha traído consigo una mayor dificultad para los inversores que quieren distinguir entre esa inversión responsable que es simplemente producto de marketing, lo que se conoce comúnmente como greenwashing, de la auténtica ISR que persigue no solo una buena rentabilidad financiera de sus inversiones sino contribuir con esas a una sociedad más sostenible.

Uno de los aspectos más básicos para tratar de diferenciar qué es ISR y qué ecopostureo es la información que las empresas de inversión dan a través de sus folletos. Información que, de momento dista mucho de incluir criterios comparables y homogéneos. Para tratar de acabar con esa excesiva diferenciación que puede haber entre un folleto y otro, las autoridades europeas de supervisión (ESA, por su siglas en inglés) han publicado una encuesta a la que se puede acceder desde aquí, que estará operativa hasta el 16 de octubre de 2020, para recabar la opinión de las entidades afectadas por el reglamento de divulgación sobre la utilización de plantillas estándares para presentar la información de los productos sostenibles. Eso sí,  tal y como explican desde FinReg360, “el contenido final de las plantillas dependerá, no obstante, de los resultados de las pruebas que se van a realizar con consumidores y del informe final de las ESA sobre la normativa de desarrollo del reglamento de divulgación”.

Desde la consultora han elaborado un artículo en el que analizan las claves de esta consulta, en la que se especifican tres tipos de plantillas: dos sobre la información precontractual y una para la información periódica. A continuación reporoducimos parte de ese análisis de FinReg360.

1. Información precontractual

La información precontractual se presenta, a su vez, en dos modalidades, con y sin iconos.

En línea con el proyecto de reglamento delegado que desarrolla la normativa de divulgación, el contenido de las plantillas se divide en seis bloques:

-Información sobre las características medioambientales o sociales que promueve el producto.

- Información referida a la estrategia de inversión del producto y, en particular: cómo esta promociona las características ESG; elementos vinculantes que se toman para la selección de activos, por ejemplo, ratings ESG mínimos; de qué manera se aplica permanentemente la estrategia; por ejemplo, mediante la supervisión continuada del cumplimiento de las características ESG o de los ratings mínimos; si, tras el proceso de selección de activos, se han excluido potenciales inversiones que no cumplían con criterios ESG, y cómo se evalúan las prácticas de gobernanza de las compañías en las que se invierte.

- Asset allocation o tipología de activos que componen la cartera del producto, incluyendo: un gráfico que represente la proporción de inversiones sostenibles, de inversiones que contribuyen a las características y de otras inversiones no calificadas como sostenibles; sectores económicos en los que se invierte; utilización o no de instrumentos financieros derivados, y cómo las inversiones sostenibles cumplen con el principio de no causar daño significativo (DNSH, por sus siglas en inglés), mediante la evaluación de las principales incidencias adversas y el uso de exclusiones.

-Indicadores de sostenibilidad utilizados para medir las características ESG del producto.

-Un apartado con información adicional sobre el producto y los enlaces a ella.

-Información sobre el uso de un índice de referencia.

2.Información periódica

También en este apartado se contemplan seis bloques que deben completarse con las inversiones realizadas durante el periodo de referencia:

-Información sobre el grado de cumplimiento de las características del producto y cómo este se ha comportado en el ámbito de la sostenibilidad.

- Las 25 principales inversiones del producto financiero, ordenadas atendiendo a su peso en la cartera del producto.

- Qué proporción de la cartera del producto está compuesta de inversiones relacionadas con la sostenibilidad, incluyendo las inversiones no calificadas como sostenibles.

- Cómo han contribuido las inversiones a un objetivo sostenible y cómo se cumple el principio DNSH, incluyendo cómo se han tenido en cuenta las principales incidencias adversas y si se han empleado exclusiones.

- Rendimiento del producto en comparación con el índice de referencia sostenible.

- Información sobre qué medidas se han tomado para la promoción de las características ESG durante el período de referencia.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído