"Europa adopta una política auto-destructiva al combatir la caída del PIB con austeridad"


Los mercados de renta variable se han comportado mejor en el último tramo del año después de un tercer trimestre tan sorprendente como decepcionante, sobre todo en Europa. Los planes para resolver la crisis de deuda en la Eurozona no han sido suficientes para restaurar la confianza del mercado. En este sentido, “aunque los políticos han ido dando pasos en la dirección correcta, los detalles que faltan son las causas que hacen persistir las incertidumbres”, asegura ING Investment Management en su informe MarketScope.

 

Del mismo modo, el BCE se niega por el momento a actuar como prestamista de última instancia y, por lo tanto, países como España o Italia tienen que asumir rendimientos desproporcionalmente altos en sus mercados de deuda pública. Tampoco ayuda el hecho de que los gobiernos sigan respondiendo a cifras de crecimiento peor de lo esperado con nuevas medidas de austeridad, una política que, a juicio de la firma holandesa, es auto-destructiva, ya que dará lugar a reducciones del gasto, crecimientos más bajos y, por lo tanto, menores ingresos tributarios.  “Como resultado de todo ello, un mayor deterioro de la solvencia”, señala ING Investment Management.

 

En su opinión, “es precisamente ahora que Europa se enfrenta a una nueva recesión económica cuando los países más fuertes, como Alemania u Holanda, deben tomar medidas para estimular el crecimiento”. Por el momento, desde la firma siguen convencidos de que al final los políticos darán los pasos correctos para resolver la crisis del euro, posiblemente en una respuesta forzada forzada como consecuencia de las turbulencias de los mercados.

 

Puede leer el informe completo descargándose el siguiente archivo.

Lo más leído