Etiquetas y riesgo


Etiquetas y Riesgo

Miguel de Juan Fernández- A bordo del ARGOS 27 Junio 2014

“La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Elvira Rodríguez, considera que "la crisis evidenció severas deficiencias en el marco regulador financiero" y ahora, "los supervisores tenemos un papel relevante que jugar en su fase final". …..

 

Para "no volver a cometer los errores del pasado" Rodríguez ha anunciado que la CNMV va a elaborar una circular que obligará a los emisores a clasificar los productos financieros por riesgo y complejidad. Se hará a través de "unas banderas similares a las del consumo de energía", ha explicado la responsable del organismo regulador, "y así todo el mundo sabrá lo que compra".

 

Además, todos los productos de retribución variable, poseerán un porcentaje con sus probabilidades de rentabilidad. También, la CNMV limitará la compra de productos que "no considere adecuados" para inversores minoristas. "Esto no significa que no los puedan comprar, pero los tendrán que adquirir por asesoramiento a través de un gestor", ha añadido.”

 

http://www.libremercado.com/2014-06-20/la-cnmv-etiquetara-los-productos-financieros-segun-su-riesgo-1276521892/

 

En primer lugar, dejadme daros las gracias a todos porque parece que el último artículo sobre los ETFs os resultó de interés y lo compartisteis a mansalva a través de Linkedin, si me permitís la expresión. Así que, ¡gracias a todos!

Yo no sé qué pensaréis todos sobre las intenciones de la presidenta de la CNMV, por mi parte pienso que tiene muy buena intención y mucha voluntad pero, desafortunadamente, creo que este planteamiento no va a evitar errores parecidos a los actuales. Tiempo al tiempo, desde luego y por supuesto bien puedo estar equivocado,…por el bien de los ahorradores ¡eso espero! Sin embargo, creo que no es así y por ello quiero compartir con vosotros estas líneas.

Comenté este artículo de la cita inicial en Facebook brevemente indicando que haría un artículo para FundsPeople más extenso. Para “no volver a cometer los errores del pasado” cometerán otros nuevos.  A veces me da la sensación de que la CNMV, bienintencionada, desconoce la forma en que se trabaja en la banca y el porqué existen los departamentos de productos en las entidades. O la forma habitual en que se consiguen alcanzar- y superar- los objetivos marcados por las entidades a sus empleados. (Y por supuesto no es con aplausos, ánimos y comprensión,…sino con presión, más velada o más abierta, pero presión sin duda). Creo que sería necesario que los empleados de la CNMV hablaran con sus familiares- no bancarios- y les preguntaran qué inversiones tienen y qué conocen de ellas. Posiblemente en muchos casos se llevaran la sorpresa- desagradable en su mayoría- de que sus familiares tienen o han tenido unos productos raros que no entienden muy bien cómo funcionan pero que el asesor del banco, tan majo él, nos ha vendido diciendo que nos vendrá muy bien,….si hicieran eso posiblemente se darán cuenta de que no será tan fácil cambiar hábitos.

Sobre todo cuando esos hábitos se han forjado al calor de los bonus que tu superjefe cobra porque le diga a tu jefe que cobrará bonus si te dice a ti que tu bonus- y puesto de trabajo- dependerá de que coloques tal cantidad de dicho producto. Y cuando lo tienes colocado, cachis en la mar, el departamento de productos lanza otra porquer….quiero decir otra alternativa exclusiva de inversión nueva para que vuelvas a colocarla entre tus clientes porque tu jefe y su superjefe…tal y tal. Y al departamento de productos le pagan por lanzar productos rentables para la entidad,…para el cliente ya es otra cosa, lo importante es que el banco gane dinero. Y como dice Charlie Munger citando a Mark Twain: Para un hombre con un martillo, cualquier cosa parece un clavo,…por lo que si tenemos un departamento de productos,…lo usarán una y otra vez.

Lo de la probabilidad de rentabilidad en los productos o en los folletos de los productos es de risa. No servirá para nada bueno, pero en cambio sí que servirá para que el banco lo tenga todo firmado y al cliente se le complique más la vida cuando las cosas no sean como le han contado. Me explico. Esas probabilidades se calcularán seguramente en base a los datos históricos y darán como resultado una estimación de rentabilidad esperada para el periodo en cuestión, pongamos un año. Dicha rentabilidad esperada se basará en la campana de Gauss de rentabilidades históricas (a saber de cuánto será el histórico) y que como ha mostrado Nassim Taleb no funciona en el sector financiero porque los sucesos financieros no son susceptibles de una distribución normal de resultados,…de ahí que muchas veces se diga que “lo que los modelos predicen que pasará cada millón de años, en la bolsa ocurre cada tres o cuatro años”, o dicho de otra forma, la curva de rentabilidades tiene una cola de pérdidas más ancha que la cola de beneficios. Por lo que el dato que ofrezcan, ni lo van a explicar ni va a ser correcto.

Y pasa otra cosa, ese dato de rentabilidad esperada o probable es parecido a lo que ocurre ahora con la rentabilidad esperada del mercado de acciones que, históricamente, ha sido de media el 10% incluyendo los dividendos. Pero, como escribí en una de las primeras Cartas del Argos, lo habitual es que sólo en un 14.5% el mercado ofrezca rentabilidades entre el 0-10%, el resto o sube mucho o baja mucho. Ahora vayan a explicarles el VaR a los clientes de esos nuevos productos que la rentabilidad esperada de ese producto o de esa cartera (lío con las correlaciones) es del 6% a un año, pero claro a un año siempre y cuando sea un año normal y por supuesto aunque puede subir más de ese 6%, el VaR es 0% con un 99% de probabilidad,…claro que con el 100% es el -100%,…pero el producto, pese a todo, está considerado de riesgo medio-bajo y tal y tal y tal,…¿qué lo compramos? Porque encaja perfectamente con su perfil de riesgo- que para eso lo tenemos- y lo único me va a permitir que no le diga que dicho producto, si usted lo compra y le pase a usted lo que le pase, a nosotros nos va a dejar un 5-6% del tirón,…por majos que somos.

Espero que no sean así las cosas y que las buenas intenciones de la CNMV se vean coronadas (Viva el Rey Felipe VI, ya puestos) por el éxito, pero insisto cuando existe un conflicto de intereses entre lo que buscan los clientes y lo que necesitan las entidades (y por lo que pagan a los asesores o banqueros privados), la solución se decantará del lado de las entidades y seguiremos viendo escándalos financieros.

Un abrazo a todos y hasta el próximo artículo.

miguel.dejuan@hotmail.com

Lo más leído