Tags: ETF |

ETF para aprovechar los temas del siglo XXI


Los fondos sectoriales y temáticos están presentes en muchas carteras. Los ETF también pueden ser un buen camino para llegar a estos productos, según publica Expansión.

El crecimiento de la población o el cambio en el mix energético son temas que cambiarán la sociedad en las próximas décadas. Los profesionales de la inversión también quieren aprovechar esas megatendencias para sacar partido de los motores del nuevo siglo. A principios de la década, los fondos sectoriales fueron el vehículo elegido. Así, es frecuente encontrar una amplia variedad de fondos en empresas financieras, de salud o de consumo. En los últimos años estos productos han tenido que comportar protagonismo con los fondos temáticos. A diferencia de los sectoriales que sólo invertían en compañías de un sector concreto, los temáticos se centraban en una idea de inversión que, en muchos casos, salpicaba a múltiples sectores. 

De la misma forma que el inversor puede encontrar fondos de gestión activa, también cada vez es más frecuente encontrar una amplia variedad de ETF especializados en el mundo sectorial y temático. Según datos del equipo de análisis y estrategias Global ETF de BlackRock y Bloomberg, había unos 160 ETF sectoriales en Europa con un patrimonio de unos 15.000 millones de dólares, a finales del primer semestre del año. La inversión en fondos cotizados sectoriales que siguen a los índices Stoxx Europe 600 ha atraído 174 millones de dólares durante el primer semestre del año. Por sectores, los ETF que replican los valores financieros han recibido 303 millones de dólares, mientras que los que se vinculan a índices de compañías aseguradoras han sufrido las mayores salidas de dinero, con 184 millones. 

Los fondos cotizados sectoriales permiten una aproximación barata y rápida a diferentes sectores y temas. Pero, ¿cuáles son los productos cotizados sectoriales a los que tiene acceso el inversor español? 

El primer paso es ver los fondos que cotizan en la bolsa española. Estos productos contarán con menores comisiones de intermediación que los ETF que se tienen que contratar en bolsas internacionales. Hay tres gestoras que cuentan con ETF cotizados en la bolsa española: BBVA AM, Lyxor AM y Db X-Trackers.  Lyxor AM cuenta con cinco ETF que replican índices sectoriales de renta variable europea. Son el Lyxor ETF Stoxx Europe 600 Oil&Gas, que replica un índice del sector petrolero; el Lyxor ETF Stoxx Europe 600 Banks, que se vincula a la evolución de los valores del sector bancario; el Lyxor ETF Stoxx Europe 600 Telecommunications, que replica las compañías de telecomunicaciones europeas; el Lyxor ETF Stoxx Europe 600 Healthcare, con réplica del sector sanitario, y el Lyxor ETF Stoxx Europe 600 Utilities, en empresas de servicios públicos de gas y electricidad. Entre los cinco, el fondo cotizado vinculado al sector bancario es el de mayor tamaño, con un patrimonio superior a los 400 millones de euros. Pero el inversor español no sólo puede apostar al alza por determinados sectoriales. Para el inversor que quiera invertir en contra cuenta con el DB X-Trackers Stoxx 600 Banks Short, un fondo de Db X-Trackers que cotiza en el mercado español. Este producto refleja la rentabilidad inversa del índice Dow Jones STOXX® 600 Banks, más la parte prorrateada de los intereses, basados en el doble del tipo EONIA. Es decir, cada día que se calcula el índice, a su valor se añade esa parte prorrateada de los intereses devengados utilizando el convenio estándar EONIA de cómputo de días. El índice Dow Jones STOXX® 600 Banks incluye las principales compañías del sector bancario de Europa Occidental. Al ofrecer la rentabilidad inversa, permite sacar ganancias de las caídas del sector bancario europeo, uno de los que más movimientos y especulaciones ha sufrido en los últimos años. 

Junto a los fondos sectoriales, el inversor español puede encontrar dos productos temáticos. Uno es el Lyxor ETF World Water, que refleja la evolución del índice World Water CW. Este índice está integrado por veinte compañías que consiguen la mayor parte de su facturación en actividades relacionadas con el suministro del agua; las infraestructuras del agua, como los proveedores de tubos, bombas o válvulas; el tratamiento y depuración del agua. Es decir, intenta aprovechar la necesidad de crear nuevas infraestructuras para la producción y el tratamiento de aguas en un mundo en el que cerca de 5.000 millones de habitantes aún no cuentan con sistemas de depuración de agua. Así, el agua parece convertirse en un motor de crecimiento de una actividad que puede ser clave en el nuevo siglo, al igual que otro tipo de infraestructuras de energía o comunicaciones lo fueron durante el siglo XX.

Si el agua es uno de los temas de inversión para el siglo XX, las energías renovables es otro de los negocios de fuerte crecimiento para los próximos años. Este es el objetivo del Lyxor ETF New Energy, un fondo que replica el World Alternative Energy Index CW Net Total Return, un índice mundial de compañías del mundo de las energías alternativas.  

Junto a estos fondos cotizados que se negocian en la bolsa española, el inversor puede encontrar otros ETF sectoriales y temáticos que cotizan en otras bolsas mundiales. Estos productos cuentan con unos gastos mayores que los productos cotizados en el parqué español.  Lyxor AM cotiza en la bolsa francesa sectoriales inversos entre los que se encuentra el Lyxor ETF STOXX Europe 600 Banks Daily Short o el Lyxor ETF STOXX Europe 600 Basic Resources Daily Short.  En el caso de los fondos de agua o que buscan la inversión en infraestructuras se pueden encontrar el PowerShares Water Portfolio y el SPDR FTSE/Macquarie Global Infrastructure 100 ETF. De este último, iShare tiene el iShares FTSE/Macquarie Global Infrastructure 100 ETF. También están el db X-trackers S&P Global Infrastructure charges y el iShares S&P Global Water.  Dentro del tema de las energías alternativas, está el PowerShares Global Wind Energy Portfolio y el iShares S&P Global Clean Energy Index Fund. En la mayoría de los casos, suelen optar por índices mundiales amplios donde se recogen compañías de todo el ciclo de producción, desde distribuidoras eléctricas hasta fabricantes de componentes. En el caso del producto de iShares invierte alrededor del 40% de la cartera en empresas de tecnología y una cantidad similar en empresas de servicios de electricidad. Esto le permite tener una volatilidad menor que otros índices del sector. Mientras, el fondo de PowerShares está especializado en compañías relacionadas con el negocio de la energía eólica, una fuente de energía alternativa que está siendo utilizada en muchos países frente a la solar.

Lo más leído