Esto es lo que pasa cuando no todos los inversores value emplean la misma definición de value


La frontera entre qué es value y qué no lo es se ha vuelto cada vez más difusa en los últimos años, especialmente después de la Crisis Global Financiera de 2008. Así lo demuestran una serie de estudios que ha ido publicado Funds People a lo largo del tiempo, como este publicado en octubre de 2017 en el que se confronta la percepción de los gestores sobre si un valor es growth o value con la style box de Morningstar. Ahora bien, también existen múltiples interpretaciones sobre qué es propiamente la inversión value, y esto puede representar un problema a ojos de Andreas Wosol, gestor de Amundi.

“Para mucha gente, el value investing significa una inversión basada en factores de estilo y rotación de estilos. Tan sólo contemplan el value como parte de una toma de decisiones con perspectiva top down, es decir, que rotan sus activos hacia uno u otro estilo cuando las variables macro parecen ser favorables o ir en contra del factor value”, afirma el experto, que está al cargo del fondo Amundi Funds II- European Equity Value (calificado como Blockbuster Funds People).

“Creo que este es un enfoque muy corto de miras para comprender la inversión en value y beneficiarse de ella, porque el value no es un factor de estilo”, continúa Wosol. El experto defiende, en cambio, que el value investing “es el núcleo de la inversión activa en renta variable”, en el sentido de que la tarea de un inversor debería centrarse en comprar barato y vender caro. Por tanto, el experto opina que “la mayor parte de las veces que la gente habla del value se refiere a un factor de estilo con características más propias de la inversión cuantitativa no hablan del value desde un punto de vista basado en los fundamentales”.

El resultado de esta diferente percepción, siempre según Wosol, es que actualmente muchas de las definiciones de value que pueden encontrarse en el mercado se basan principalmente en la detección de valores que presentan un PER y un valor en libros bajo. “El problema es que se está ignorando la parte fundamental de la ecuación: valor y precio son dos piezas separadas. Si me centro sólo en el precio, o en el ciclo en vez de basarse en un análisis fundamental, tomaré decisiones de inversión equivocadas”, explica el gestor. Su propio acercamiento al value investing parte de una definición del value centrada en la gestión del riesgo para evitar un deterioro permanente del capital.

Para conseguirlo, el experto y su equipo han desarrollado un proceso de inversión disciplinado basado en el análisis en profundidad de las compañías que entran en su radar – la renta variable europea- para determinar cuál es su valor intrínseco y después fijar un margen mínimo de seguridad como premisa para invertir o no en ellas.  

Más allá de un debate filosófico o incluso semántico, lo cierto es que el experto dispone de datos para demostrar que distintas definiciones de value pueden conducir a los inversores a distintos resultados, tal y como se refleja en el gráfico adjunto. En él se refleja el comportamiento en el largo plazo de distintas definiciones del value – las basadas en el factor value y vinculadas al PER y el valor en libros- en comparación con el comportamiento del fondo y el comportamiento del índice MSCI Europe. “Se puede observar que las definiciones de value más centradas en estilos o factores son bastante volátiles. Al final, vuelven necesario cronometrar al mercado para poder generar rendimientos. Pero esto no tiene nada que ver con el value investing, consiste tan solo en una rotación de estilos”, explica Wosol por una parte.

Amundi_value

Por otra, constata que, gracias al enfoque en el valor intrínseco y el margen de seguridad, el Amundi Funds II - European Equity Value ha conseguido descorrelacionarse de las otras definiciones, así como del índice. Esto lleva al gestor a afirmar que “el value es completamente atemporal”. Según el experto, “si inviertes con un enfoque fundamental y un horizonte de inversión de largo plazo, prestando atención al valor intrínseco y el margen de seguridad, no necesitas prestar atención al momento de mercado. En cambio, afirma que cualquier otro enfoque value investing termina con el inversor siendo condicionado “por las fuerzas del mercado, por la rotación de estilos y el momento”.

“Existe una percepción negativa en torno al value desde la crisis financiera, porque la gente piensa que no ha sido rentable desde entonces. Esto no es verdad, sólo el factor de estilo value no ha sido rentable”, sentencia Wosol a modo de conclusión.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído