“Éste es el primer año desde 2008 en el que las redes bancarias tienen objetivos de fondos de inversión”


Si nada lo estropea, 2013 va a ser un año muy bueno para la industria de gestión de fondos, tanto para las entidades nacionales como para las internacionales. El sector ha experimentado este año una importante mejoría que se ha traducido en un fuerte incremento del patrimonio gestionado, evolución que ha venido tanto por el lado de los flujos como por el efecto mercado. Y el futuro se presenta, según Sebastián Velasco, director de Fidelity Worldwide Investment para Iberia, favorable. “A lo largo de los últimos años se han producido cambios muy positivos que hoy sitúan al sector en una posición sólida que me hace ser optimista sobre su evolución”, afirma.

En una entrevista concedida a Funds People, Velasco cree que existen razones objetivas que apoyan esta favorable visión sobre la industria de gestión en España. “Una de ellas es la significativa mejoría que han experimentado las entidades financieras, que ahora se muestran muy abiertas a apostar por fondos de inversión. Esto es clave teniendo en cuenta que España es un mercado muy dependiente de las redes bancarias. Éste es el primer año desde 2008 en el que las redes tienen objetivos de fondos. Para ellas suponen una fuente importante de comisiones de servicio y también un vehículo de inversión muy apropiado para satisfacer las necesidades de sus clientes tras el límite impuesto a los depósitos”, revela.

Pero no son los únicos cambios que estarían impulsando a la industria. “Desde 2008 se ha hecho un gran esfuerzo en la formación de las redes y los asesores, que ha tenido resultados muy beneficiosos. También ha habido un esfuerzo muy positivo en la profesionalización del proceso de selección de fondos. Ahora no solo se evalúan los ratios, sino la antigüedad del gestor al frente del producto, el servicio que se le presta, la imagen de la gestora… Se ha trabajado muy duro en fortalecer los procesos de selección de fondos de terceros. Esto es algo muy importante ya que, ahora, el proceso es mucho más transparente. Los requisitos para acceder a las redes se han endurecido”, señala el director de Fidelity para Iberia.

A su juicio, el proceso de concentración de entidades que vive España no supondrá un freno para el sector. “Los últimos datos apuntan a que desde 2009 se han cerrado en España 10.000 oficinas. Esto supone una reducción del 20% de la capacidad instalada en distribución. Aunque esta tendencia seguirá, siempre que se hacen análisis a nivel europeo, España sale por encima de los países de su entorno en términos de presencia de las redes bancarias. Por eso, aún a pesar del proceso de concentración, esto no va a suponer un serio un obstáculo para la captación”. Y es que, según Velasco, existe otro cambio sustancial que se habría ido produciendo en los últimos años que también hay que tener en cuenta: el cambio de mentalidad por parte del inversor español.

Cambio de mentalidad

“El inversor reconoce ahora que el precio de la vivienda puede subir o bajar. Aunque esto no es algo nuevo, nunca lo había vivido con esa intensidad. Muchos inversores que veían en el mercado inmobiliario la mejor forma para canalizar la inversión, admiten ahora que el fondo es un vehículo de inversión que les sirve para canalizar sus inversiones de una manera más diversificada y líquida. Es un cambio de actitud muy importante”, asevera. En términos generales, Velasco revela que los activos de mayor riesgo han ganado peso en las carteras. “Estamos viendo que los distribuidores se están decantando por fondos de fondos y carteras gestionadas”.

Necesidad de aumentar el riesgo

Según explica el responsable de Fidelity en Iberia, para obtener rentabilidades reales positivas va a ser necesario incrementar algo más el riesgo. “En estos momentos existe una mayor predisposición por parte del inversor a asumir más riesgo, siempre partiendo de la base de que la predisposición general que existe en el mercado sigue siendo baja. A esto está ayudando la recuperación económica que se vive en Europa, los retornos que se han visto en algunas clases de activos, que los clientes tienen que conseguir rentabilidades por encima de los depósitos bancarios y la voluntad de las entidades distribuidoras a incluir los fondos de inversión como parte de la oferta a sus clientes”, afirma.

Introducción de cambios fiscales

Pese a los importantes cambios que se han producido, hay cosas que no lo han hecho. “El inversor sigue teniendo un horizonte de inversión a corto plazo. Creo que las gestoras tenemos que encontrar formas nuevas de hacer llegar a los inversores la importancia de invertir asumiendo un mayor riesgo, a más largo plazo, siendo capaz de soportar bajadas del valor de sus activos en determinados periodos. Es un trabajo de gestoras, distribuidores, regulador y medios de comunicación. Es importante que el ahorrador conozca cuáles van a ser sus necesidades futuras. Para ello, sería muy positivo que se introdujeran cambios fiscales para ahorrar pensando en la jubilación”, señala.

Entre ellas, Velasco se muestra partidario de un sistema de capitalización por defecto que fuera incorporado a cualquier contrato laboral desde el primer minuto en el que el trabajador entra a formar parte del equipo de una empresa. Esta necesidad de hacer crecer el ahorro de cara a la jubilación va muy ligada a otra de las ideas en la que en la entidad han venido poniendo el acento con insistencia: la necesidad de apostar por productos de generación de rentas. “La inversión en fondos con generación de rentas es una estrategia muy interesante a sopesar a la hora de planificar el futuro. En la gestora esto lo hacemos a través de fondos de renta variable como productos de renta fija”.

Las grandes apuestas

En este sentido, en la entidad son muy activos en la comercialización de fondos globales de renta variable, como el FF Global Dividend, así como en productos de renta fija cuya rentabilidad se apoya en el cupón. No es el único tipo de productos que, según Velasco, van a acaparar la atención del inversor. “Hemos visto interés por invertir en Europa en los últimos seis meses, pero en Fidelity mantenemos nuestra preferencia por Estados Unidos”. El fondo estrella de la firma en renta variable americana es el FF America Fund, producto que ha superado a más del 90% de los integrantes de su categoría y batido al S&P 500 desde que su actual gestor, Adrian Brass, tomase las riendas del mismo en enero de 2008. También apuesta por el FF Emerging Markets, por el Fidelity Emerging Market Total Return Debt y por el high yield europeo.

Las sorpresas de 2013

A la hora de hacer balance de año, siempre hay fondos que sorprenden positivamente y otros que no han despertado todo el interés que se esperaba. En el primer grupo, Velasco incluye el FF Iberia. “Hace un año empezamos a ver entradas netas en este fondo. Éramos conscientes de que el entorno actual macro en España y Portugal (mercados en los que invierte este fondo) no era el mejor y, sin embargo, este producto empezó a atraer el interés gracias, en primer lugar, al buen trabajo realizado por Firmino Morgado (fue nombrado mejor gestor de bolsa española de 2012) y la mejoría de la percepción sobre las economías periféricas. “El apetito por este producto vino tanto por los inversores españoles como extranjeros, lo que permitió captar unos flujos que convirtieron al FF Iberia en el primer fondo de renta variable ibérica por activos gestionados, adelantando en patrimonio a otros productos nacionales”.

En el otro lado de la balanza se sitúan los fondos asiáticos, productos que, pese a la oferta desplegada por Fidelity, recibieron menos atención de la prevista por las decisiones de asset allocation y la cada vez mayor competencia que existe en esta categoría. Velasco rehúye, sin embargo, de pensar exclusivamente en términos de volúmenes. “El principal baremo por el que nos regimos en la oficina es el nivel de satisfacción de los clientes con los que trabajamos. Es muy difícil plantearse estimaciones de flujos o patrimonio. Lo considero poco realista. Lo importante es que los clientes valoren la calidad de nuestros fondos, el servicio que les prestamos en la ejecución de las órdenes, la eficiencia de los ejecutivos de cuentas, la proximidad de los gestores… Todo esto es algo mucho más relevante que el patrimonio”.

Evolución patrimonial y expectativas

La entidad ha registrado este año un crecimiento patrimonial del 30%, que ha venido dado tanto por el lado de las entradas netas como por el efecto mercado. El patrimonio de la oficina ibérica alcanza los 4.500 millones de dólares en activos bajo gestión. En torno al 90% está en España. “Hay un objetivo de crecer al menos un 10% sobre la base actual de activos, pero esto queda siempre relegado a un segundo plano. Es algo que nunca se puede predecir. El 2011, por ejemplo, empezó muy bien tanto en flujos como en lo que respecta a la evolución del mercado: luego se produjo la primavera árabe, el tsunami de Japón… Todo ello tuvo un fuerte impacto en los volúmenes. En el arranque de 2008 nadie hubiera anticipado que la exposición de los inversores españoles a fondos de inversión de renta variable se iba a reducir a la tercera parte”, recuerda.

El patrimonio de Fidelity en el mercado ibérico está muy repartido. “Ningún fondo representa más del 10% del total. Es una situación muy diferente a la que nos encontrábamos en 2007. También existe una diversificación geográfica de los activos, que se dividen entre Europa, Estados Unidos y Asia”. El mix de productos se reparte entre el 70% de renta variable, el 25% en renta fija y el 5% en otras clases de activos. “Lo que buscamos en la oficina es que Fidelity siga siendo un referente. Lo somos en renta variable y lo queremos ser en renta fija y estrategias multiactivas”, afirma Velasco.

Por ese motivo, en la gestora han hecho un especial esfuerzo por completar la gama de renta fija con productos de bonos ligados a la inflación, renta fija emergente, high yield o fondos de total return global. Este refuerzo también ha alcanzado a su gama FAST (fondos dirigidos a inversores institucionales que se cierran tan pronto como alcanzan su máximo de capacidad y que, según explica, han tenido una buena acogida a nivel internacional) y a su gama de fondos americanos. “Es probable que en los próximos meses traigamos al mercado español fondos mixtos que puedan resultar de interés para nuestros distribuidores”, adelanta Velasco.

El director de la oficina de Fidelity para Iberia cree que existe una relación muy estrecha entre las captaciones y el éxito del gestor. “Vivimos en un entorno en el que estar en el primer cuartil es fundamental para atraer flujos. Es más: hay que ser capaces de estar en el primer decil”. También considera importante que el cliente sienta la proximidad del equipo gestor. “Ponemos a los gestores a disposición del cliente. Hacemos un gran esfuerzo en ese sentido, con conferencias telemáticas, manteniéndoles al tanto sobre la actualización de las carteras…. Buscamos que la información que le suministramos llegue en tiempo y forma y que la atención que le proporciona el equipo de la oficina sea la adecuada”. Para conseguirlo, en Fidelity no sólo se apoyan en las 13 personas que forman el equipo de Madrid, sino también en el apoyo que les brindan desde Luxemburgo y Londres.

Búsqueda del cliente por invertir en activos de fuera de Europa

Velasco cree que hacer una distinción entre la industria nacional y extranjera tiene poco sentido. “Al partícipe de un fondo le da igual la sede donde la gestora tenga la sede. La distinción entre gestora internacional y nacional es irrelevante. Lo que realmente busca el cliente final es que se le entregue lo que promete el KID, que la rentabilidad ajustada al riesgo se cumpla… Las gestoras internacionales complementan la gama de productos que ofrecen las nacionales, lo cual aporta valor. Los inversores están buscando invertir fuera de España y de Europa. Hay un deseo de apostar por activos diferentes”, explica.

Preguntado sobre la penetración de los ETF en las redes, Velasco asegura que los fondos de gestión pasiva son un recordatorio de la necesidad de ofrecer productos capaces batir al índice. “Es cierto que los ETF están ganando presencia, si bien no existe una apuesta direccional de las entidades para la distribución de estos productos. Si nosotros no somos capaces de entregar buenas rentabilidades a largo plazo, no tendremos éxito. Tenemos que ser capaces de batir al ETF. A veces no se evalúa el hecho que batir en 50 puntos básicos al índice supone ganar al ETF en 100. Nosotros vivimos del alfa. El 67% de nuestros fondos está en el primer cuartil a tres años”, señala.

Evolución del negocio en Portugal

Aunque Velasco se muestra satisfecho con la favorable evolución del negocio en Portugal, cree que es un mercado en el que Fidelity tiene un gran potencial de crecimiento. “El inversor portugués es igual de conservador que el español o incluso más. Es un mercado con una distribución bancarizada en el que existe un compromiso de entidades importantes con la arquitectura abierta. Tenemos una persona en Madrid encargada de Portugal, que viaja constantemente al país. En 2014 queremos crecer en este mercado”. El patrimonio que Fidelity mantiene en Portugal está ligeramente por debajo del 10% de lo que representa en su conjunto la oficina ibérica, esto es, algo menos de 450 millones de dólares.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído