“Este año las bolsas ibéricas deberían batir a las del núcleo de Europa”


“El sistema bancario español se está consolidando”. Lo dice Firmino Morgado, el gestor de Fidelity Worldwide Investment que el año pasado logró situarse como el mejor gestor de bolsa española de 2012, con una rentabilidad del 22% de su fondo Fidelity Funds Iberia. Por ahora, Morgado reconoce mantener un posicionamiento táctico en el sector financiero en el que reconoce estar incrementando las posiciones cuando los valores caen. “Tomar posiciones en bancos bien capitalizados ha funcionado en los últimos meses; en este sentido, Bankinter, Banco Popular y Caixabank han registrado fuertes ganancias”, indica.

Según explica Morgado en un informe, “el mercado ya está descontando una recuperación de las economías ibéricas, por lo que en 2013 sus bolsas deberían batir a las de las naciones del núcleo europeo”. El retorno de la balanza por cuenta corriente de España al superávit por primera vez desde agosto de 1998 es un síntoma positivo. “Otro es el hecho de que la CNMV levantase la prohibición de las posiciones cortas en acciones y bonos, con lo que el regulador envío el mensaje de que el país está volviendo con firmeza a la senda del crecimiento. Como resultado de estas mejoras, existen excelentes oportunidades de compra en el mercado”, afirma. Pero, ¿dónde encontrarlas?

Morgado ha reducido la exposición a sectores más defensivos como consumo básico, a la vez que ha encontrado oportunidades en telecomunicaciones. “El sector perdió el favor de los inversores en 2012 y pasó a estar fuertemente infravalorado, pero empresas como Telefónica, en la que el fondo ha tomado posiciones, deberían recuperarse. Su balance está saneado y se enfrenta a un entorno normativo cada vez más favorable”. Del mismo modo, el gestor cree que también se pueden encontrar numerosas oportunidades en la región entre los valores pequeños y medianos.

Grifols, la multinacional farmacéutica y química, es en su opinión un ejemplo de empresa infravalorada con perspectivas de crecimiento sostenido. “La compañía es un actor mundial en un sector, el del plasma sanguíneo, con un alto grado de consolidación, y disfruta de fuertes barreras de entrada y de tasas de crecimiento de la demanda del 6-8% anual. Las sinergias derivadas de fusiones, el apalancamiento operativo y la reducción de la deuda deberían impulsar los beneficios de Grifols de cara al futuro”, señala.

Las empresas de pequeña capitalización podrían sobresalir

Para Morgado, las empresas españolas de pequeña y mediana capitalización podrían sobresalir en 2013.  “El paro en niveles históricamente altos y el desplome del mercado inmobiliario pintan un panorama económico sombrío en España. No obstante, la progresiva reorientación de la economía española hacia las exportaciones es un hecho realmente positivo. A través de las reformas laborales, España está recuperando la competitividad que perdió durante los últimos diez años y está avanzando mucho en el saneamiento de sus bancos infracapitalizados y en el refuerzo de su sector financiero”.

En este sentido, el gestor considera que las empresas españolas son algunas de las más internacionalizadas de Europa —más de la mitad de las ventas del Ibex 35 son internacionales— y las exportaciones a países fuera de la UE se han disparado. “Las exportaciones totales se sitúan ahora un 20% por encima de sus máximos de 2008 y eso es un paso importante para que los inversores recuperen la confianza y para captar inversión productiva a largo plazo”.

El gestor recuerda que las acciones normalmente comienzan a subir bastante antes que los indicadores económicos y los valores ibéricos (así como otras bolsas del sur de Europa) deberían batir a los del núcleo europeo en 2013 como antesala a una recuperación más pronunciada de las economías ibéricas el próximo año. En concreto, las empresas de pequeña y mediana capitalización y los valores del sector financiero, que han sido dados de lado por los inversores internacionales, deberían hacerlo bien.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído