¿Están prestando los mercados poca atención a las elecciones legislativas de EE.UU?


Las elecciones legislativas de Estados Unidos se celebran hoy y mientras que la carrera por hacerse con el control del Congreso está empezando a conseguir cada día una mayor cobertura por parte de los medios, en el mercado está teniendo poco impacto. En parte, esto es un reflejo de que se espera que el panorama político no varíe demasiado.

La victoria del Partido Republicano en el Senado en estas elecciones parece poco probable, según las encuestas, pero simpatizamos con ella. Esperamos que sea el final de dos años de estancamiento político con la presidencia de Obama, en el que se han aplazado importantes decisiones a largo plazo, como ha sido la congelación de Plan fiscal. De hecho, con la vista puesta en las presidenciales de 2016, un Congreso republicano podría ser aún más intransigente con las facturas presentadas a la Casa Blanca. Sin embargo, creemos que también podría ser menos beligerante. Y, como consecuencia, los mercados están preparados para analizar las elecciones de noviembre.

Como el presidente Obama no puede presentarse a la reelección, los exámenes parciales se centran en el resto de asientos de la Cámara de Representantes y del Senado. Actualmente, el Partido Republicano tiene una sólida mayoría en la Cámara de Representantes (199 de 233) y la consecuencia  ha sido el  estancamiento fiscal de la economía en los últimos tres años. Fue la institución, por ejemplo, que se negó a elevar el techo de la deuda en 2011 sin una reducción del déficit. Sin embargo, las encuestas sugieren que la mayoría republicana puede ampliarse aún más, ya que apuntan a un pequeño aumento de entre 5 y 10 escaños. Si lograran aumentar sus representantes en 13 escaños o más, supondría la mayoría más grande que se ha registrado en la Cámara desde 1928. Esto plantea la posibilidad de que los demócratas luchen para recuperar la Cámara en las elecciones presidenciales de 2016.

Por el contrario, la carrera por el Senado está mucho más cerca. Los Demócratas actualmente mantienen una estrecha mayoría (53-45, con dos senadores independientes que votan con ellos). El Senado cuenta con 36 escaños que deberán ser elegidos durante estos comicios. Tres de ellos son escogidos mediante una "elección especial" y se espera que en el reparto sea un escaño para los demócratas y dos para los republicanos. De los restantes 33, actualmente 20 son demócratas y solo hay nueve que pueden cambiar de partido, mientras que los 13 restantes son republicanos y hay dos susceptibles de cambiar.

Pero las elecciones han despertado poca preocupación en los mercados financieros, a pesar de la perspectiva de que el presidente Obama pueda pasar sus dos últimos años de mandato con un Congreso republicano. Esto probablemente refleja la resignación de que nadie será capaz de desbloquear el estancamiento político. Esta paralización podría alcanzar a muchas áreas de la política, pero la que afecta más directamente a los mercados es el aspecto fiscal. Y estos parecen haber asumido que dicha paralización se mantendrá.

Sin embargo, un Congreso menos beligerante sería clave para hacer frente a los plazos fiscales que se avecinan. El gobierno actualmente opera bajo una "resolución continua", que expira el 11 de diciembre y será necesario seguir avanzando para llegar a un acuerdo sobre el presupuesto de 2015 y evitar que se repita ‘el abismo fiscal’ del año pasado. Por otra parte, la suspensión de techo de la deuda finaliza el 15 de marzo y tendrá que ser levantada o renovada en algún momento. Para ello sería necesario que un Congreso con menor confrontación que evite lo sucedido en años anteriores, que afectó a la actividad económica y sobre todo a la confianza de la pequeños empresarios.

Además, los mercados pueden asumir que un Senado Republicano sería menos agresivo en la aplicación de la nueva normativa sobre el sector financiero diseñada para reforzar la estabilidad del sistema. Algunos informes sugieren que sería el senador republicano Richard Shelby quien dirigiría el Comité de Banca del Senado. Shelby luchó contra la redacción de la Ley de Reforma Dodd-Frank en 2010 y esto puede proporcionar algo de optimismo al sector financiero.

Como conclusión, podríamos decir que los mercados no parecen demasiado preocupados por las elecciones y han asumido que el estancamiento se prolongará hasta los comicios de 2016, aunque a su vez argumentan que hay señales de esperanza para una mayor cooperación y no olvidemos que los mercados han tenido preocupaciones más apremiantes en las últimas semanas, como las caídas en los mercados de renta variable y de deuda que se venían registrando desde el verano y que culminaron hace dos semanas.

Sin embargo, podrían surgir beneficios económicos después de las elecciones. Lo más importante sería que el Senado diera un nuevo impulso a las negociaciones comerciales transatlánticas y del Pacífico, ya que permitiría aumentar la actividad de Estados Unidos y mundial a medio plazo. Y, por si fuera poco, históricamente las acciones han registrado algunas de sus mayores ganancias en los trimestres próximos a la celebración de las elecciones legislativas, lo que debería servir para que los mercados prestaran una mayor atención a estos comicios.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído