Estamos zumbados


Hoy os quiero hablar del ZUMBA, una modalidad de Fitness nacida en Colombia cuando, según cuenta la leyenda, Alberto Pérez se olvidó de la música con la que impartía sus clases de aerobic y optó por utilizar lo que tenía en su mochila: cintas de salsa y merengue.

El éxito fue tal que se llevó esta idea a Miami y se ha convertido en la tendencia de moda. Son famosas las fiestas y convenciones que se celebran sobre esta modalidad donde se reúnen, en estadios y centros de convenciones, miles de participantes dispuestos a dar rienda suelta a sus articulaciones y sentido del ritmo.

Por supuesto, las nuevas videoconsolas y tecnologías de captura de movimiento no han desaprovechado el filón. La empresa 505 games nos trae a nuestras salas de estar un grupo de monitores que nos harán bailar ritmos latinos con la intención de divertirse y sudar.

Como en la mayoría de estos juegos, tenemos que crear nuestro perfil (ya sabéis, el consiguiente con edad, tamaño y peso) para obtener un seguimiento y ver los avances y ventajas de practicar esta modalidad con cierta frecuencia.

Puedes escoger el nivel de dificultad y sesiones en solitario o en grupo. Yo en lo particular lo encuentro entretenido, aunque, honestamente, cuando de verdad se disfruta es en grupo y, al igual que otros juegos del tipo karaoke, cuando hay una reunión en casa da para entretener un par de horas seguras.

Lo que peor llevo en este tipo de juegos es que, a pesar de que me gustan mucho, me recuerdan que padezco de algún tipo de malformación que se agrava con la carencia de sentido del ritmo (si trato de llevar el son con las palmas, puedo terminar con una luxación en los metacarpos).

Llevo unos días con el nivel básico y está muy bien, son sesiones de unos 20 minutos, en los que empiezas con un ritmo tranquilo de calentamiento, y las coreografías son sencillas. Has de seguir o copiar los movimientos del entrenador que aparece en pantalla y, para finalizar, unos cuatro minutos de “enfriamiento”.

A pesar de haber muchas voces que avisan de que practicar Zumba no aumenta la fuerza ni la musculatura y que su práctica es complicada para personas con poca coordinación, sí quema calorías y se suda lo suyo.

Repito, es divertido. Si te gustan los ritmos latinos lo vas a disfrutar y además si lo haces en pareja o en grupo os vais a divertir. Lo comparo con salir a bailar y a pasárselo bien, así que para completar la sesión, un grupo de amigos, un mojito y ¡a ZUMBAR!!!
 

Lo más leído