"Estamos peleando en el fondo de la crisis, no saliendo de ella"


“Si no crecemos a un ritmo del 2,5%, no podemos salir de la crisis”, contextualiza Eric Ollinger, presidente de Capital at Work Investment Partners, hecho que no se producirá en 2013 para España, cuyo PIB registrará un decrecimiento del 1,7% en 2012 y moderará su caída sólo 0,2 puntos en 2013 (hasta cosechar una caída del 1,5%), según datos de Funcas recogidos por la gestora en sus previsiones para el próximo año. Para Ollinger, “estamos peleando en el fondo de la crisis, no saliendo de ella”. Aun así, “incluso una vuelta al crecimiento económico no eliminará la necesidad de tomar en España una serie de decisiones difíciles y duras”, califica la gestora.

Una de las muchas medidas estructurales que aún le quedan por adoptar a España es la de flexibilizar todavía más si cabe el mercado laboral, ya que, a juicio de Ollinger, es muy rígido y cuenta con el activismo de unos sindicatos “muy peleones”. También una reforma universitaria de gran calado es urgente, en su opinión. En la actualidad, ninguna universidad española aparece dentro de las 200 mejores universidades del mundo, como reflejan los índices más utilizados. Esta realidad está estrechamente ligada a la falta de emprendimiento, lastrado, en parte, por un “sistema administrativo pesado” que no facilita la creación de empresas.

No obstante, algunas de las medidas adoptadas por Europa para salvaguardar al sistema financiero no han sido las más acertadas para Lucas Monjardín, consejero delegado de Capital at Work Investment Partners, ya que no han surtido el efecto deseado, estimular la economía real. “No pasa nada porque quiebren cuatro o cinco bancos, hay capital suficiente para que los depósitos de la gente no corran peligro. Es una falacia que se esté ayudando al ahorrador”, arremete.

Fuera de nuestras fronteras, Capital at Work cree que “la renta variable es hoy, todavía, una oportunidad”, ya que “en las compañías hay valor, en los gobiernos no”. Monjardín pone el foco en la renta fija, especialmente en los bonos soberanos. “Apostar por los bonos de gobiernos a medio plazo es arriesgado, esas carteras pueden incurrir en grandes pérdidas”, advierte.

Así, la gestora española se inclina por la renta variable de compañías de calidad en mercados de gran capitalización, por los mercados emergentes, por la deuda corporativa con duraciones largas, por las monedas emergentes en detrimento del euro y por las estrategias de cobertura parcial para paliar las rachas de volatilidades bajas.

¿Qué pasará con Alemania y China?

“Alemania no se va a escapar de la recesión, más con una sensibilidad tan alta a las exportaciones”, augura Monjardín. Los países periféricos europeos como España e Italia, principales importadores de los productos alemanes, ven como su capacidad adquisitiva y su consumo disminuye, aspecto negativo para el país germano.

En cuanto a China, “nos gusta China, pero no nos creemos los números de China”, explica la gestora, que prevé una “desaceleración fuerte” del país asiático, no una gran depresión.

¿Y con el Ibex-35?

Aunque “falta confianza” en el índice selectivo español, se dan oportunidades de inversión en él, ya que “nos gustan los precios bajos”, reconoce Ollinger, que se mantiene positivo y cree que “el cielo no es negro totalmente, por lo que sí hay luz al final del túnel”.

Noticias relacionadas