“Estamos en un entorno en el que hay que esperar del mercado menos rentabilidad y más volatilidad”


Tras la década dorada de la renta fija y el buen comportamiento registrado por la renta variable durante los últimos años, en Insight Investment se muestran convencidos de que la posibilidad de que los mercados se comporten en el futuro de la misma manera que lo han hecho en el pasado es, cuanto menos, poco probable. Por ese motivo, desde Insight, la gestora especialista en rentabilidad absoluta de BNY Mellon, consideran que, ante este panorama, el inversor debe replantearse seriamente sus estrategias y, sobre todo, ser consciente del riesgo que asume con sus carteras. Una de las últimas soluciones que en la entidad han puesto a disposición del inversor es el BNY Mellon Absolute Return Bond Fund.

Se trata de un fondo con un objetivo de rentabilidad Euribor a tres meses más 3% lanzado en marzo de 2012 que cuenta actualmente con 275 millones de euros en activos bajo gestión. “Se trata de una estrategia conservadora, que sirve como alternativa a la renta fija tradicional. Lo evidencia, por ejemplo, el hecho de que en junio el fondo se haya comportado muy bien en un entorno de mercado de elevada volatilidad”, explica en una entrevista Emma du Haney, gestora del fondo. Según datos de Morningstar, por rentabilidad anual, el BNY Mellon Absolute Return Bond se sitúa en el rango en el puesto 15 sobre 100.

En su reciente visita a Madrid, la experta aseguraba que lo que se pretende con esta estrategia es reunir bajo un mismo paraguas las mejores ideas, tanto largas como cortas. “Estamos en un entorno de mercado en el que vamos a ver menores niveles de rentabilidad con una volatilidad más acentuada de la que hemos visto hasta ahora. La flexibilidad del producto va a jugar un papel muy importante. También el hecho de que la rentabilidad se ajuste al riesgo. Eso es algo que tenemos muy interiorizado en el equipo”, explica la experta. Y es que, en opinión de la firma, algunos productos que existen en el mercado ofrecen mayor rentabilidad, pero asumiendo un mayor riesgo.

En la práctica, esto significa que la rentabilidad que podría obtener finalmente el inversor podría separarse significativamente del objetivo fijado por el fondo. “Rentabilidad ajustada al riesgo. Ahí está la clave de todo”. Para que esto sea así, Haney considera que la disciplina y el profundo conocimiento de cada segmento del mercado es fundamental. “Nosotros contamos con un equipo de gestores especializados en cada segmento concreto del mercado (high yield, grado de inversión, divisas…), que trabaja bajo el mismo techo, en la misma sala. Esto favorece la comunicación y fomenta la discusión de ideas”, explica la experta.

La estrategia del BNY Mellon Absolute Return Bond pasa por buscar valor siempre desde un punto de vista relativo. “Vamos allá donde exista valor relativo, como por ejemplo el mercado de crédito. Para ello no solo nos fijamos en el rating que les otorgan las agencias de calificación a las compañías, sino que hacemos nuestros propios análisis. A veces coinciden. Otras, no. Más que el rating, lo que nos resulta más interesante en el proceso de análisis es saber hacia dónde está yendo la compañía. Por ello, visitamos a muchos equipos directivos para conocer cuáles son sus puntos fuertes, sus balances, su nivel de deuda, conocer cómo están enfocando su estrategia…”.

La estrategia la implementan solo en aquellos activos donde exista la liquidez suficiente. “En periodos de fuerte caída de los precios de los bonos, como los que hemos visto recientemente, es cuando surgen los problemas de estrechez en el mercado”, asevera. En el mercado de deuda pública, la visión es diferente ya que en el equipo se fijan en otra serie de aspectos, como la macroeconomía, para lo cual tienen meetings. Actualmente, mantienen posiciones largas en el mercado de divisas de países como Brasil, México o Polonia, al tiempo que han construido posiciones cortas en Malasia.

En el equipo no se apoyan en el uso de stop loss cuando invierten en el mercado de renta fija, aunque sí ponen límites de pérdidas para algunas posiciones en divisas. En términos generales, deshacen la posición cuando la valoración ha alcanzado su precio justo, cuando se produce algún cambio en el entorno que haya cambiado las perspectivas sobre el activo o cuando existan cambios importantes que le afecten directamente. “Al ser un producto no direccional, que puede construir posiciones largas y cortas, el análisis fundamental nos permite determinar cómo podemos sacarle partido al activo”, indica. 

Aunque su estrategia pasa por el análisis fundamental, en la firma también tienen una visión sobre la situación macroeconómica. Uno de los aspectos que más le quita el sueño al inversor en estos momentos es la inflación. Con los tipos de interés en mínimos históricos a ambos lados del Atlántico, Haney considera que las subidas de las tasas se producirán antes en Estados Unidos que en Europa. En su opinión, “la inflación no es actualmente un problema en Europa, la amenaza es la deflación”. La estrategia de Insight es perseguir una rentabilidad positiva independientemente de cuál sea la dirección del mercado. La firma acaba de superar los 300.000 millones de euros en activos bajo gestión en estrategias de inversión basadas en pasivos (LDI), divisas, renta fija, rentabilidad absoluta, multi-activo y especializadas.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído