“Estamos a las puertas de un cambio de tendencia en la evolución del yen”


Los desafíos a los que se enfrenta Japón son evidentes. El país se enfrenta a una nueva recesión económica mientras que la oposición exige un adelanto de las elecciones a cambio de aprobar una subida del techo de endeudamiento. A todo ello hay que añadir la fragmentación política que amenaza con producirse tras los comicios dado el incremento de nuevas formaciones políticas que están surgiendo. Pero, ¿por dónde podría pasar la estrategia de los dirigentes nipones para salir del atolladero? Según Jim O’Neill, presidente de GSAM, “las actuales autoridades japonesas ansían que el yen se deprecie, después de la que ha sido considerada por muchos como una sobrevaloración injustificada de su divisa desde la crisis de Lehman Brothers”.

En su tradicional carta semanal, el máximo responsable de la gestora estadounidense considera probable que el Partido Liberal Democrático (PLD), liderado por el ex primer ministro Shinzo Abe, gane las elecciones y se convierte en el nuevo mandatario. “Sin embargo, no es previsible que su formación consiga una mayoría que le permite gobernar en solitario, lo que hace necesario algún tipo de coalición. Esto significa que algunos compromisos asumidos públicamente por el candidato se vean limitados”, afirma O’Neill. Abe pidió al Banco de Japón ser humilde y llevar a cabo nuevas medidas de flexibilización monetaria que ayuden al país, al entender que el rápido crecimiento de la oferta monetaria nipona es el camino adecuado para debilitar al yen.

También el sector empresarial considera importante que se produzca una depreciación de la divisa. “Vuelvo a pensar que estamos presenciando los inicios de un cambio notable en lo que respecta al yen. Esto podría ser un movimiento rápido o lento, en función de la complejidad de la nueva coalición de gobierno y, por supuesto, los avances que se produzcan en el extranjero en materia económica, sobre todo en lo que respecta a Estados Unidos y el futuro de los tipos de interés en el país”, indica el gurú. “No estoy seguro de que haya implicaciones importantes para el mercado de deuda pública japonesa, si bien el rally en el Nikkei debería seguir evolucionando en línea con la debilidad del yen”, señala O’Neill.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído