Estados Unidos y Europa ponen bajo la lupa a los monetarios


En marzo, entró en vigor en España la nueva categorización de los fondos y los monetarios fueron los más afectados ya que debían adoptar nuevas exigencias para poder seguir bajo ese epígrafe. La CNMV no ha sido el único regulador que ha querido endurecer esta categoría y tanto la SEC en Estados Unidos como el CESR en Europa estudian también cómo introducir más control a estos fondos.



España optó por establecer un rating mínimo de los activos en cartera, su duración máxima y la duración media de la cartera. Desde que las nuevas exigencias entraran en vigor, las gestoras ya han ido adaptando su gama y si en enero esta categoría estaba formada por 133 productos, a finales de agosto había 105.



Ahora, el Comité Europeo de Reguladores Bursátiles (CESR en sus siglas en inglés) ha abierto un periodo de consulta de cuatro semanas, tras el que se realizará una regulación que pretende aprobar antes de finales de año. La AMF, la autoridad francesa de mercados, propondrá al regulador europeo que se limite la duración media de la cartera de los fondos a seis meses, que la duración máxima sea inferior a dos años, que estos dos aspectos queden recogidos en el folleto del fondo, que se introduzca una categoría de monetarios a corto plazo y que se aumente el control de riesgo de las carteras.



Por su parte, en Estados Unidos, la SEC ha adoptado una nueva regla que exigirá a los monetarios que informe sobre sus activos en cartera y la valoración de los mismos. Según publica Hedgeweek, la nueva regla es una extensión de una norma adoptada el año pasado y que expiraba en septiembre para ayudar a estabilizar a los monetarios tras los duros meses que sufrieron estos fondos tras la caída de Lehman.



Los monetarios han tenido que informar semestralmente al departamento del Tesoro y a la SEC de las duraciones de sus carteras. El regulador quiere que estos fondos sigan remitiendo la información y crear una base de datos sobre sus carteras. La norma está todavía en fase de consulta y hasta que sea adoptada, los monetarios que tengan un valor liquidativo por debajo de 0,9975 dólares por participación siguen teniendo que mandar información sobre sus posiciones.

Noticias relacionadas