Especial pensiones (II): ¿Por qué los fondos pueden ser una alternativa a los planes de pensiones?


El segundo eje de este Especial Pensiones (leer aquí la primera parte) gira en torno a las ventajas que ofrecen los fondos de inversión para canalizar ese ahorro, frente a la oferta actual de planes de pensiones. Los responsables de ventas en España de gestoras internacionales detallan esas ventajas.

“Hoy por hoy, los fondos de inversión son una alternativa bastante más favorable para el ahorrador que los planes de pensiones”, afirma Íñigo Escudero, director de ventas y de servicio al cliente para Iberia y Latinoamérica en Invesco. Escudero resalta la amplia variedad de fondos, que permite a los inversores “que puedan escoger productos que presentan, de media, una rentabilidad superior a la media de los planes”. Escudero enfatiza la gran diferencia entre rendimientos potenciales: “Un solo punto porcentual de diferencia de rentabilidad en un ahorro a largo plazo (30 años) supone un 18% más de capital al final de ese periodo”.

El experto cita datos de Inverco que apuntan a que la rentabilidad de los fondos de renta variable supera de media en un 2,6% a la obtenida por planes de pensiones de la misma categoría, “con lo que a 30 años la diferencia de patrimonio puede superar fácilmente el 50%”. “A este impacto se le suma que los planes de pensiones suelen tener mayores comisiones que los fondos, lo que a largo plazo perjudica mucho la rentabilidad y el patrimonio final de los planes frente a los fondos”, añade Escudero.

“El sector de fondos en España va a seguir creciendo. Cada vez existe más conciencia sobre la necesidad de ahorrar más de lo que se ha ahorrado hasta ahora para mantener el nivel adquisitivo”, afirma Beatriz Barros de Lis, responsable de desarrollo de negocio de AXA IM en España. “Creemos que los fondos son un vehículo adecuado para canalizar los ahorros, a los fondos de pensiones todavía les falta más desarrollo. Los fondos pueden ser el destino natural de los ahorros de los españoles”, añade.

La responsable también aporta una reflexión sobre el papel de la industria financiera en España: “Las gestoras tienen una responsabilidad muy importante, porque tienen responsabilidad fiduciaria sobre el dinero de los inversores y ahorradores. Que éstos tomen conciencia sobre la importancia del ahorro a largo plazo es algo sobre lo que tenemos que incidir seriamente.”.

Ahorro actual vs necesidades

Aitor Jauregui, responsable de desarrollo de negocio de BlackRock en Iberia, destaca un dato detectado a partir de la encuesta BlackRock Investor Pulse Survey: “El 50% de los españoles en edad activa ha empezado a ahorrar para su jubilación, frente al 47% que afirmó hacerlo durante el 2014”. Sin embargo, “la mitad de sus inversiones se encuentran en activos monetarios”.

"Desde BlackRock consideramos que nunca es demasiado pronto para comenzar a prepararnos para nuestra edad de jubilación. Es una realidad que la esperanza de vida aumentará con el paso de los años y ello define nuestro horizonte de inversión; seguramente no nos bastará con invertir en depósitos o renta fija para mantener nuestro mismo nivel de vida tras la jubilación”, explica Jauregui. Debido a este planteamiento, el responsable cree que “los planes de pensiones y los fondos de inversión son dos vías complementarias para planificar la jubilación”.

“Los depósitos y la renta fija, que tradicionalmente han sido los instrumentos favoritos  para canalizar el ahorro a largo plazo en España, están ofreciendo rentabilidades muy bajas e incluso negativas, lo que quiere decir que sin asumir riesgo es muy improbable que los ahorradores e inversores consigan alcanzar la rentabilidad a largo plazo que necesitan”, explica Javier Dorado, director general para Iberia de J.P. Morgan AM. “El ahorrador/inversor debe aprender a convivir con el riesgo y entender que el principal riesgo no es la volatilidad de los mercados sino el no poder alcanzar sus objetivos financieros”, afirma.

Flexibilidad, eficiencia, fiscalidad

En este contexto, para Dorado “el fondo de inversión es sin duda el vehículo más eficiente para canalizar el ahorro a largo plazo: proporciona acceso a cualquier mercado del mundo y a múltiples clases de activo, lo que aporta una gran valor para el inversor en forma de diversificación”.

También resalta que estos vehículos “están gestionados por profesionales con una dilatada experiencia en buscar las mejores oportunidades de inversión y reunirlas en una cartera para ponerlas a disposición del inversor en forma de fondo de inversión”. Por otra parte, “aspectos como la transparencia, la supervisión de los reguladores o la liquidez diaria vienen a sumarse a sus grandes ventajas como vehículo de inversión por excelencia”.

“Los fondos son de los vehículos de inversión más eficientes si los comparamos, por ejemplo, con depósitos o con la inversión directa en acciones o bonos”, corrobora Lucía Catalán, responsable de distribución de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica. Catalán indica que “esta eficiencia se debe en gran medida al régimen fiscal aplicable a los fondos, cuya transmisibilidad sin peaje impositivo supone una ventaja comparativa frente a otras alternativas”. La responsable añade que la gran variedad de fondos de inversión actual “encaja bien con el perfil conservador del inversor retail en España”. Dentro de la oferta disponible, destaca los fondos que distribuyen dividendos mensualmente “como una alternativa o complemento a un plan de pensiones”.

Nuria Trio, directora general adjunta de Amundi en España, destaca asimismo  las ventajas fiscales: “Son instrumentos fiscalmente eficientes para planificar el ahorro a largo plazo de forma flexible y personalizada para cada ahorrador, tanto en cuanto al ritmo de aportaciones que cada persona quiera o pueda realizar, como en cuanto a objetivo y estrategia de inversión”. Trío también alaba “la inexistencia de un peaje fiscal para cambiar de fondo y ajustar la inversión según las condiciones personales, de mercado y horizonte temporal”. Trío cree que todas estas razones “hacen del fondo un instrumento ideal”. La representante de Amundi recuerda igualmente que “se puede disponer del dinero invertido en cualquier momento en caso de imprevistos o necesitarlo antes de llegar a la edad de jubilación. Y todo ello con la seguridad que ofrece como instrumento regulado y bien diversificado”.

Carla Bergareche, directora general para Iberia de Schroders, coincide en la idoneidad de los fondos para canalizar el ahorro a largo plazo: “Son productos caracterizados por la gestión profesional, la seguridad, la supervisión, la liquidez, la diversificación, la transparencia y un régimen fiscal muy atractivo”. Sin embargo, propone como opción los fondos multiactivos, porque “posibilitan la inversión en una cartera diversificada, dando acceso a oportunidades de inversión a nivel global para generar una rentabilidad atractiva en un entorno complejo de mercado”.

“Invertir en vez de ahorrar es clave para lograr el objetivo de mantener el nivel de vida deseado cuando nos llegue el momento del retiro”, recuerda Ignacio Rodríguez Añino, responsable de M&G para Iberia y América Latina. Con esto en mente, afirma que “los fondos constituyen un vehículo más que eficaz para poder ajustar a lo largo de los años las orientación de las carteras entre clases de activo a medida que vayan cambiando nuestro perfil y horizonte temporal, aprovechando las oportunidades de inversión que se den en unos mercados cambiantes y dónde cada vez resulta más complicado conseguir rentabilidades atractivas”.

"Es muy importante empezar a ahorrar lo antes posible y a valorar los fondos de inversión como una clara alternativa para el ahorro a largo plazo”, afirma Laura Donzella, responsable de ventas de Nordea para España e Iberoamérica. Donzella destaca de entre las ventajas que ofrecen los fondos “una mayor flexibilidad para los inversores, dado que éstos pueden recuperar su capital si lo necesitan, y una amplia oferta, lo que les convierte en un complemento ideal junto con los planes de pensiones a considerar de cara a la jubilación”.

Sebastián Velasco, director general de Fidelity para Iberia, indica finalmente que “la aportación máxima a planes de pensiones se limita a ocho mil euros anuales, con lo cual para aquellas personas con una mayor capacidad de ahorro los fondos se erigen en el complemento ideal para invertir el dinero disponible por encima de dicha cantidad”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído