España y EE. UU. firman el intercambio automático de información para cumplir con FATCA


Nació para que la autoridad fiscal de EE. UU. pudiera obtener información de sus contribuyentes fuera de sus fronteras y se está convirtiendo en la mayor red global de intercambio de datos sobre clientes bancarios en todo el mundo. La Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (conocida como FATCA por su siglas en inglés) creada para evitar el fraude fiscal en EE. UU. y que entrará en vigor el próximo 1 de enero, generó desde sus inicios serias dudas por su ámbito extraterritorial. Entre otros, busca obligar a las entidades financieras ajenas a su jurisdicción a dar datos de clientes estadounidenses directamente al servicio fiscal de EE. UU. (IRS). Para paliar estos problemas, la solución pasa por lograr el intercambio de información entre autoridades fiscales y no entre las entidades financieras y el IRS. Y así se ha hecho. Reino Unido fue el primer país en firmar el acuerdo de intercambio de información con EE. UU. y ahora ha sido el turno de España.

En general, la información que las entidades financieras deben facilitar sobre sus clientes es la misma que contempla FATCA. Pero en lugar de que las entidades financieras traten con el IRS directamente, lo harán con la Hacienda española. Automáticamente ésta trasladará la información a la autoridad estadounidense. A la inversa, y como así informó este martes el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, EE. UU. trasmitirá información comunicada por sus entidades financieras sobre intereses percibidos por contribuyentes españoles. De esta forma, una entidad financiera establecida en España no tendrá que realizar acuerdos con el IRS “a condición de que esté registrada en el IRS o esté exenta de registro en virtud del acuerdo”, según el texto del acuerdo marco adoptado.

Por dicho acuerdo marco adoptado en julio, las entidades financieras establecidas en España con clientes de EE. UU. no estarán obligadas a cancelar las cuentas de los titulares “recalcitrantes”. Asimismo, tampoco tendrán que aplicar la retención del 30% (el llamado passthru). Según explica Hacienda, las entidades financieras españolas “quedan exoneradas de la retención del 30% en los pagos que perciban de fuente estadounidense sin necesidad de tener que firmar un acuerdo bilateral con la administración norteamericana”.

No obstante, según el acuerdo, tanto España como los otros países firmantes del acuerdo “se comprometerán a desarrollar un planteamiento alternativo práctico y efectivo que permita alcanzar los objetivos de la retención”.

El acuerdo ahora firmado se elaboró en el mes de julio de forma conjunta con Reino Unido, Alemania, Francia e Italia además de España por lo que en los próximos meses se espera la firma de los países que quedan. Asimismo, según informa Hacienda,  Estados Unidos tiene un compromiso firme con más de 50 países y jurisdicciones para la negociación de acuerdos de este tipo y seguirá contactando con más interesados.

En paralelo, el secretario de Estado de Hacienda anunció también este martes la creación de una nueva Oficina Nacional de Fiscalidad Internacional (ONFI), que estará adscrita al departamento de Inspección de la Agencia Tributaria y empezará a estar operativa el próximo 1 de enero. Esta oficina reforzará la lucha contra fraude internacional centralizando todas las actuaciones en este ámbito.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído