España, la excepción positiva entre las economías europeas para Gesconsult


La nuevas medidas del Banco Central Europeo (BCE), la aplicación de políticas orientadas al crecimiento y la devaluación del euro deberían generar, según el equipo de expertos de Gesconsult, de nuevo crecimiento en Europa. Un proceso en el que ya está España, la excepción positiva en este entorno macroeconómico de ralentización, apoyada por la continua mejora de competitividad y productividad frente a las principales economías europeas. Las expectativas de la gestora son que el crecimiento se mantenga en 2015.

“En apenas año y medio España ha pasado de estar en el ojo del huracán a ser un claro ejemplo de los buenos resultados que pueden generar las reformas económicas”, explicaba Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult, en un desayuno organizado por la entidad para dar a conocer las perspectivas de 2015. Una muestra clara de las medidas tomadas por España, indican, es como ha sido capaz de generar empleo más productivo sustituyendo empleo público por privado. Todo ello, concretan, con una tasa de crecimiento por debajo del 2%, tradicionalmente el umbral de crecimiento para la creación de empleo de la economía española.

Apreciación del euro

Según la firma, la intervención del BCE, que trata de combatir el estancamiento económico a través de una política monetaria más laxa, está potenciando una clara apreciación del dólar frente al euro, tendencia que se irá reforzando en la medida en que se concreten las subidas de tipos en EE.UU.

Esta devaluación, consideran, debería generar en los próximos meses un mayor crecimiento económico en la zona euro y una mejora de la balanza exterior, vía exportaciones y menores importaciones. De hecho, según estiman, por cada 10% que se devalúa el euro, el PIB de la eurozona crece un 0.5%.

Respecto al sector exportador en España, recalcan cómo ha ido ganando peso en la economía en los últimos años hasta suponer el 34% del PIB. Asimismo, subrayan cómo las empresas españolas cotizadas han mostrado una gran capacidad para solventar la crisis a través de su apertura al exterior, y cómo han comenzado a beneficiarse de la mejora económica de España y de la devaluación del euro.

En cuanto a la demanda interna, opinan que debería seguir manteniéndose la recuperación del consumo en los próximos trimestres, reforzada por la aplicación de la reforma fiscal, que supondrá un crecimiento adicional de 0,3% al PIB en 2015 y un incremento del consumo del 0,55%.

Además, creen que una de las noticias en este año ha sido la recuperación de la inversión pública y privada hasta casi alcanzar tasas de crecimiento interanuales positivas, una tendencia que debería continuar en un entorno de mayor crecimiento y de mayor acceso al crédito como el que se espera para 2015.

Bolsa

Por tanto, una esperada mejor evolución de la Unión Europea y la devaluación del euro tendrán, según la entidad, efecto en los próximos trimestres en las cuentas de resultados de las empresas cotizadas y, como consecuencia, también repercutirá en sus valoraciones. Las previsiones de crecimiento de cotizadas españolas son del 21,2% en 2015 y del 14,2% en 2016, una tasa superior a EE.UU. y Europa.

Desde la entidad han querido señalar que las reformas en España llegan años después que en EE.UU. o Alemania, dos países que iniciaron su recuperación con anterioridad y que cuentan con un ciclo bursátil más desarrollado a consecuencia de su recuperación económica. Ambos -el primero con política monetario de por medio y el segundo beneficiado por el carácter refugio de sus activos que, en términos de liquidez, tuvo un efecto muy similar al de una política monetaria expansiva (tipos de interés bajos)- ya han superado sus máximos bursátiles, mientras que el Ibex 35 todavía se encuentra a un 60% de esos máximos (16.000 puntos), por lo que creen que todavía existe un alto potencial.

Es la hora de la renta variable

Al tener en consideración todo lo anterior, Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult , cree que “el inversor debería ser consciente de que para obtener rentabilidades razonables ha llegado la hora de invertir en renta variable”. En definitiva, un mayor atractivo en la renta variable que en la renta fija.

De su gama de fondos, para jugar el potencial alcista de la bolsa española recomiendan el Gesconsult Renta Variable, un producto que ha batido al Ibex 35 todos los años de la última década con un tercio menos de volatilidad.

La estrategia seguida por el fondo entre enero y agosto de 2012 fue aprovechar el máximo legal para invertir fuera de España (10%), mantener una presencia escasa en los principales valores del Ibex 35 y sectores regulados, y un bajo nivel de inversión. No obstante, desde el inicio de la recuperación, han comenzado a incrementar su porcentaje de inversión hasta el máximo legal y a centrarse fundamentalmente en España.

Por otro lado, destacan al Gesconsult León Valores, cuya inversión en 2014 se ha centrado en valores españoles con negocio doméstico (banca española) y valores cíclicos con exposición exterior (beneficiados por el fortalecimiento del dólar). Actualmente, están en búsqueda de compañías con crecimiento de beneficios en los próximos trimestres.

En el apartado de renta fija, su estrategia para 2015 con el Gesconsult Renta Fija Flexible son duraciones medias (3-4 años) ya que, según consideran, aún queda margen de rebaja en los tipos a largo de países como Italia, España o Portugal en un entorno de tipos bajos. Y como la diferencia de tipos entre EE.UU. y Europa beneficiara la apreciación del dólar, seguirán tomando posiciones en esta divisa. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído