España es el país europeo menos fiel con su entidad financiera


Un 44% de los españoles realizó algún traspaso de activos financieros entre entidades en los últimos años. Esta cifra casi duplica la media europea, según un estudio realizado por Fidelity International entre 9.000 inversores europeos de once países. Esta cantidad coloca a España además a la cola de fidelidad con la entidad financiera. Para Sebastian Velasco, director general de Fidelity International en España, se pone de manifiesto que la relación entre cliente y entidad no es tan fuerte como en otros países, lo que "debería hacer preguntarnos si hacemos una banca de clientes o una banca de producto".

Según el estudio realizado por Fidelity International, sólo un tercio de los clientes españoles considera que las recomendaciones de los asesores financieros anteponen los intereses del cliente a los de la entidad, la segunda cifra más baja en Europa, sólo por detrás de la de Francia y lejos del 42% de media europea. Para Sebastián Velasco, es negativo que el cliente acepte que existen conflictos de intereses. Esta negativa percepción de las recomendaciones es una de las razones que explica la propensión de los inversores a cambiar de entidad. "Un cliente no se cambia de banco porque otro le ofrezca algo más de rentabilidad en un producto, se marcha por descontento en un servicio", añade.

A pesar de esta percepción sobre los potenciales conflictos de intereses de la entidad, según el estudio, se detecta en toda Europa que los asesores y la propia información aportada por la entidad tiene el mayor peso en las decisiones de inversión de los clientes, dejando en segundo plano la obtenida de otros medios de difusión y la de familiares y amigos. En este último aspecto, España es el país en el que tienen más importancia las opiniones de familiares y amigos, casi duplicando el peso que tienen en el resto de Europa.

A la hora de contar con una oferta de productos, casi dos terceras partes de los europeos creen que es importante contar con una gama de productos de diferentes entidades. Una idea que también se encuentra en el mercado español, donde el 67% de los consultados también prefiere poder contar con productos de varios intermediarios.

A la hora de pagar por un mejor asesoramiento, entre un tercio y la mitad de los encuestados señala que estaría dispuesto a pagar una comisión al asesor por el tiempo que le dedica frente a la política de precios basada en comisiones sobre el producto. Incluso, en el mercado español, un 43% de los consultados señala estar dispuesto a aceptar una política de comisión por el asesoramiento financiero. "Espero que este modelo prospere en España con los EAFI", señala Velasco.

Lo más leído