ESMA estrecha el cerco a la retribución variable y los pagos en especie a gestores


En línea con las pautas marcadas por la Directiva de Gestores de Fondos de Inversión Alternativa (Directiva AIFMD en sus siglas en inglés), la Autoridad Europea de Mercados de Valores (ESMA) ha elaborado una guía con los criterios que los fondos de inversión alternativa podrán seguir a la hora de fijar sus políticas de remuneración. El objetivo es que estos fondos sigan unas prácticas comunes y uniformes. Además de definir y enumerar el personal afectado por las recomendaciones o de desarrollar lo marcado por la Directiva a la hora de establecer la actuación del órgano de gobierno y de control de dicha política de remuneración, ESMA centra buena parte de su documento en la retribución variable y en la relación que los pagos guardan tanto con la situación financiera del FIA como con la asunción de riesgos por parte del personal.

Mantener un equilibrio entre una situación financiera solvente y el pago de la retribución variable, asegurarse de que dicha situación no se vea negativamente afectada por el conjunto de la retribución variable del año o que el personal que va a recibir la retribución variable no entre en conflicto con una determinada asunción de riesgos son algunos de los aspectos contenidos en la Directiva AIMFD que ahora desarrolla ESMA. En general, las recomendaciones abordan todo el Anexo II de la Directiva AIFM y, en concreto, cuestiones no del todo claras como la letra m) de dicho Anexo II -que establece en qué debe pagarse el porcentaje mínimo de retribución variable y cuál será dicho porcentaje- son aclaradas por la asociación de supervisores europeos. Y hasta tal punto de explicación llega, que pone ejemplos de lo que son buenas y malas prácticas de remuneración.

Las recomendaciones de ESMA afectan a todos los fondos de inversión alternativa y, como así se señala explícitamente, no hay excepción alguna, por ejemplo, por ser filial. Pero, al tiempo, se establece una regla de aplicación proporcional de las políticas de remuneración. Es decir, ESMA reconoce que hay diversidad de fondos de inversión alternativa y unos necesitarán unas políticas de remuneración complejas y otros podrán aplicarlas de manera sencilla y poco engorrosa. Este aspecto es abordado con detalle y se analizan cuestiones como el tamaño, el tipo de organización interna o la propia complejidad de las actividades del fondo para establecer dicha aplicación proporcional. Otro bloque de recomendaciones aborda cómo debe ser la divulgación tanto externa como interna de las políticas de remuneración.

Las directrices de ESMA se traducirán próximamente a las lenguas oficiales de la UU y los textos definitivos se publicarán en su página web. Desde ese momento se abre un plazo de dos meses para que la autoridad competente de cada territorio (en el caso español la CNMV) comunique su intención de cumplir con dichas guías. En caso afirmativo, se aplicarán a partir del 22 de julio de 2013.

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído