ESMA centra de nuevo su atención en el refuerzo de la protección del inversor


La dañada confianza de los inversores está de nuevo en el punto de mira y nuevas medidas a nivel europeo parecen ir encaminadas al refuerzo de la protección de los inversores, principalmente de los minoristas. En este sentido, esta misma semana, ESMA (autoridad europea de valores y mercados financieros) ha puesto a consulta un documento que contiene una guía sobre políticas de remuneración y prácticas bajo MiFID, cuyo plazo para la remisión de comentarios estará abierto hasta el 7 de diciembre de 2012.

Con el fin de garantizar que empleados de bancos y empresas de servicios de inversión en el entorno comunitario no perciban una remuneración en función de una exposición excesiva al riesgo pudiendo situar a sus entidades en un escenario de tensión, el pasado año diferentes medidas en materia de remuneración entraron en vigor (modificaciones de la directiva sobre requisitos de capital). Continuando con tal estela de modificaciones, comienzan los trabajos para incorporar provisiones similares en el régimen de remuneración de gestores de fondos de inversión alternativos (previsto en la AIFMD) y de UCITS (previsto en la futura UCITS V). Es ahora el momento de aunar criterios para mitigar ciertas conductas y riesgo de conflictos de interés cuando los empleados de las entidades, en el marco de la prestación de servicios de inversión, son remunerados en modo tal que implica, en ocasiones, asunción de riesgos innecesarios que minora la protección del inversor. Se trata pues de establecer mismas pautas de juego para los intervinientes en esta industria y que, por encima de cualquier promoción, asesoramiento o comercialización de instrumentos financieros, prime el interés del cliente. Las entidades deben contar con políticas de remuneración apropiadas cuyo lema sea actuar de manera honesta, justa y profesional en el mejor interés de sus clientes.

El documento en fase de consulta se centra en el régimen de beneficios  percibidos (fijos y/o variables, monetarios y/o no monetarios) por parte de aquellas personas cuya actividad esté relacionada con la prestación de servicios de inversión. Contiene así propuestas diseñadas para una interpretación homogénea de MiFID en lo referente a conflictos de interés y normas de conducta en materia de remuneración, enfocadas tanto a las entidades (empresas de servicios de inversión, entidades de crédito, sociedades gestoras de fondos UCITS y gestores de inversión de fondos alternativos cuando presten servicios de inversión) como a las autoridades supervisoras.

Aunque el texto está principalmente dirigido a situaciones de prestación de servicios a clientes minoristas, también su contenido podría aplicarse, según los casos, a otro tipo de clientes.

La guía propuesta se basa en los requisitos establecidos por MiFID en vigor a la fecha actual. Si derivado del último texto revisado de MiFID (MiFID 2) fuese necesario ajustar los criterios establecidos en la guía final, ESMA procedería, en su caso, a la consiguiente revisión y actualización. Se prevé que la publicación de la versión definitiva del documento y guía tenga lugar a lo largo del segundo trimestre de 2013.

Empresas

Noticias relacionadas