“Es un buen momento para volver al mercado”


Christophe Foliot gestiona el Edmond de Rothschild US Value & Yield con un marco estilo valor y, reconoce, que en estos tiempos es muy complicado mantener esa filosofía de inversión. “No es un estilo que esté muy de moda actualmente, todo es muy cortoplacista, los mercados se mueven tremendamente y el cliente quiere ver resultados rápidos”, dice. “Es difícil para los inversores pero creo que, a largo plazo, este es un buen momento para volver al mercado con compañías sólidas y sin deuda”.


Foliot se muestra optimista con el futuro de Estados Unidos debido, especialmente, a la mejora de los datos de empleo y del sector inmobiliario. “El mercado laboral está creciendo paulatinamente en los últimos meses y seguirá así”, dice. Este aspecto es, en su opinión, fundamental para la fortaleza del país y, por ello, descarta absolutamente que vuelva a caer en recesión como algunos todavía sostienen que puede ocurrir.


La segunda clave para Foliot es la construcción. “Estados Unidos tiene una población muy joven que necesita nuevas casas porque se ha reducido drásticamente la construcción en los últimos años, desde el estallido de la crisis, y va a haber que construir”, explica.


Un aspecto negativo en el sector inmobiliario es que sigue habiendo desalojos forzados y eso, explica, influye negativamente en los precios en la zona donde se producen estas ejecuciones de hipotecas. No obstante, el gestor de Rothschild cree que, en los próximos meses, irá disminuyendo esta tasa de desalojos, lo que ayudará a un aumento en los precios de las viviendas. Además, cree que los estadounidenses volverán a optar por la compra o la construcción frente al alquiler en los próximos meses, algo también positivo, si bien “por ahora no se da porque los bancos todavía son reticentes a conceder hipotecas, pero esto mejorará según la economía vaya robusteciéndose”.


Y, al igual que con el empleo, Foliot considera que el tema inmobiliario es fundamental para el país, porque influye en el sistema financiero y en el sentimiento de los ciudadanos.


En cuanto a las elecciones, Foliot cree que los últimos repuntes de popularidad de Barack Obama se deben a la mejoría que está experimentando la economía, si bien no se atreve a predecir quién ganará finalmente. En todo caso, cree que, si gana Obama, no habrá muchos cambios ya que el Senado seguirá estando dominado por una mayoría republicana lo que dificulta la toma de decisiones. Esto es especialmente grave por el importante déficit fiscal que el país está asumiendo y que le podría llevar, si no se toman medidas, a provocar un impacto negativo del 2,7% en el PIB del país en 2013.


Apuesta por tres sectores actualmente: el financiero, el del gas y el petróleo no convencionales. Respecto a los bancos, Foliot considera que las entidades financieras estadounidenses han salido reforzadas de los stress test de hace un mes. “Son entidades sólidas y muy capitalizadas, que están ganando cuota internacional”, dice. Respeto al gas no convencional él juega esta apuesta a través de empresas de perforación ya que, dice, están menos expuestas a las variaciones de precios y son sólidas. En cuanto al petróleo, cree que según se desarrolle el petróleo de nueva generación disminuirán las importaciones (del 45% actual al 20% en unos cinco años) lo que beneficiará la economía local y ayudará a que bajen los precios.


En cuanto a la economía global, el gestor cree que se han salvado los tres riesgos principales que había: el de la recesión en Europa, el de un desplome en el consumo chino, y el de un peor resultado en la complicada situación por la que ha atravesado Grecia.


El Edmond de Rothschild US Value & Yield tiene un patrimonio de 844 millones de euros y acumula una rentabilidad a tres años del 77,5%. Sus principales posiciones se encuentran actualmente en el sector financiero (20,9%), el de sanidad (17,7%) y energía (12,7%), con nombres como JPMorgan Chase & Co, Metlife, Citigroup y Ford Motor.

Lo más leído