Es posible crear rentas predecibles con una gestión disciplinada del riesgo


TRIBUNA de Frederiek Van Holle, gestor del DPAM L Global Target Income. Comentario patrocinado por Degroof Petercam AM.

La deuda soberana de alta calidad ha sido un instrumento empleado tradicionalmente por los inversores defensivos con el objetivo de obtener ingresos estables a través de los cupones regulares. Para conservar un rendimiento comparable en sus carteras, los inversores dependientes de las rentas normalmente trasladan su asignación de las inversiones defensivas de menor rentabilidad hacia alternativas más rentables y arriesgadas. Lamentablemente, este cambio de riesgo a menudo va acompañado por una menor diversificación. Los inversores que se han aferrado a la deuda soberana tradicional están más expuestos al riesgo de tipos de interés, el cupón tradicional se ha esfumado y esta clase de activo ya no cumple el doble propósito de servir de amortiguador en tiempos difíciles y proporcionar ingresos estables. ¿Significa esto que es imposible generar unas rentas estables y predecibles sin asumir un riesgo excesivo? Afortunadamente, la respuesta es no.

Las estrategias de rentas alternativas tienen como objetivo generar unos ingresos atractivos para los inversores. Sin embargo, no todos los fondos rentas emplean la misma estrategia: algunos están basados en renta variable mientras otros están más orientados a los bonos o aplican una estrategia más diversificada. Normalmente, el universo de inversión es global, con un foco en activos que generan rentas como acciones con dividendo, inmobiliario o high yield.

Los fondos con objetivo de renta suelen distribuir los cupones y dividendos obtenidos durante el periodo de distribución (mensual o trimestralmente, por ejemplo) o bien distribuyen un cupón fijo por periodo de pago, independientemente de los cupones actuales y de los dividendos recibidos. El primer tipo de fondo sólo distribuye el efectivo real que entra a través de dividendos y cupones, un enfoque conservador a la hora de generar rentas para el inversor. Sin embargo, el flujo de caja efectivo es inestable y no se conoce de antemano. El segundo tipo de fondo promete un pago fijo con una base regular. No obstante, cuando los verdaderos flujos de caja y el efecto del mercado sobre el periodo de distribución del cupón son insuficientes, es posible que se utilice parte del capital para pagar el cupón. Una ventaja clara es que la corriente del capital es conocida de antemano por el inversor. Es más, mientras el horizonte de inversión sea suficientemente largo y la cartera esté bien construida, el capital invertido debería ser capaz de generar los flujos de caja requeridos.

Siguiendo la estrategia de generación de rentas, Degroof Petercam Asset Management lanzó en noviembre 2014 el fondo DPAM L Global Target Income. Como su propio nombre sugiere, la generación de rentas es uno de los objetivos clave de nuestra estrategia. Desde su lanzamiento, ha obtenido un retorno anualizado del 4,64%, con una volatilidad del 4,2% anualizada y un ratio de sharpe de 1. En los tres primeros meses de 2017 acumula una rentabilidad del 2,20%.

Las características principales de DPAM L Global Target Income son, en primer lugar, el pago de un dividendo trimestral expresado como porcentaje del valor liquidativo del fondo al comienzo del año, lo que permite que el flujo de caja sea constante durante todo el año. El pago mínimo de dividendo es del 3% anual y se revisa cada año. En segundo lugar, la gestión estricta del riesgo está enfocada a proporcionar protección a la cartera a través de la diversificación optimizada. Utilizando modelos internos, configuramos una cartera diversificada que explota de una manera óptima los beneficios de la diversificación existente en nuestro universo de inversión multiactivo y al mismo tiempo actúa como protección frente a las caídas.

Profesionales
Empresas

Lo más leído