Es posible batir al mercado con un índice


El debate sobre la gestión activa y pasiva no es nuevo. El mercado critica que los gestores activos no son capaces de batir a los índices tradicionales. Pero existe un duro rival para las grandes referencias del mercado: son los son los índices que ponderan por factores fundamentales de la compañía. Frente a los más populares, que se diseñan por la capitalización de mercado, existen otros que tienen en cuenta otros factores como la capacidad para generar liquidez, el valor en libros, las ventas o los dividendos. La historia demuestra que estos índices han sido capaces de batir a los tradicionales, con un grado de acierto mayor a medida que son mayores las ineficiencias de los mercados, según recoge Invesco en su último informe de análisis trimestral. Los índices RAFI, desarrollados por Research Affiliates y FTSE, están basados en este concepto.

Los índices tradicionales basados en la capitalización bursátil tienen el problema de ir colocando un mayor número de acciones en los valores que tienen el precio más alto, reduciendo el peso de las acciones con el precio menor. En mercados eficientes pueden no generarse excesivos problemas, pero cuando se producen situaciones ineficientes (como en momentos de burbuja) los índices llevan a mantener carteras poco eficientes. Esto se resuelve con los índices por fundamentales. Según un informe realizado por Shane Shepherd, de Research Affiliates, recogido en el último informe trimestral de análisis de Invesco, un índice por fundamentales puede ofrecer un valor añadido anual que oscila entre el 1,9 y 10,3 puntos porcentuales sobre los índices tradicionales.

Por ejemplo, desde 1962, en el índice S&P 500 la rentabilidad anual sería del 9%, frente al 10,9% del índice FTSE RAFI US 1000 Index. En el 73% de los periodos de tres años el índice fundamental bate al tradicional. Unos resultados que mejoran en mercados menos eficientes. Así, en Europa, mientras el MSCI Europe Index logró una rentabilidad anual del 11,4% desde 1984, el índice RAFI equivalente ganó un 14,2%, 2,8 puntos porcentuales más, con el 94% de los periodos de tres años batiendo al índice tradicional.

En el caso de los mercados emergentes, en todos los periodos de tres años desde 1994 los índices por fundamentales baten a los tradicionales. Frente a una rentabilidad anual del 3,7% en el MSCI Emerging Market, el índice RAFI equivalente logró un 13%, más de diez puntos porcentuales de diferencia.

Lo más leído