Tags: Gestores |

“Es muy peligroso apostar ahora en renta variable por estrategias de momentum”


“En los últimos seis meses el rally de la renta variable ha sido muy fuerte, uno de los más potentes en los últimos 70 años. Pero lo interesante de este rally es que las compañías que lo hacen bien han sido siempre las mismas. La gente sigue comprando a los ganadores. No sé cuándo se detendrá esta tendencia, pero nuestra visión es que no es sostenible. No esperamos una caída severa del mercado. Esperamos una rotación”, afirma Alexandre Drabowicz, especialista de producto de los fondos de arbitraje y volatilidad de CAAM.



Drabowicz forma parte del equipo de cinco personas dedicadas a la estrategia de arbitraje estadístico dentro del departamento de renta variable de CAAM en París. “Ahora los gestores que están infraponderados en los valores que más suben se ven obligados a comprarlos para no elevar su infraponderación, aunque no les gusten esos títulos. En algún momento el sentimiento del mercado cambiará”, asegura Drabowicz, que estuvo en España para presentar el fondo CAAM Funds Equity Statistical Arbitrage (EUR).



Este producto de retorno absoluto, que toma posiciones largas y cortas en renta variable mediante una estrategia de arbitraje estadístico, se centra en la elección de valores. El fondo, UCITS III y con liquidez diaria, es neutral al mercado y su proceso de inversión se basa en un modelo de gestión cuantitativa.



Lo que hace único al producto es la construcción dinámica de la cartera. El modelo invierte siguiendo dos estrategias diferenciadas: la de reversión a la media (suponer que los títulos menos favorecidos se recuperarán y que los que se han comportado mejor sufrirán correcciones) y la de momentum (que se basa en apostar por que los valores ganadores sigan haciéndolo mejor). El modelo detecta señales en el mercado para determinar qué entorno es más favorable para cada una de estas dos estrategias y la cartera se adapta a estas circunstancias.



“Queremos entender la estructura del mercado en cada momento para saber si funciona mejor una estrategia de momentum o de reversión a la media. La baja volatilidad y la baja dispersión de resultados son buenos para las estrategias de momentum. Desde hace un año, sin embargo, la volatilidad y la dispersión de resultados en el mercado son altos y por eso el 80% del riesgo de la cartera está en reversión a la media y sólo un 20% en estrategias de momentum. Hoy, aunque la volatilidad ha bajado algo, la dispersión sigue siendo muy alta. Por eso seguimos dando más peso a las estrategias de reversión a la media. Para nosotros, la dispersión alta significa que es muy peligroso apostar por estrategias de momentum”, explica Drabowicz.



Aunque el mercado no les ha dado la razón, y el fondo lleva tres meses con rentabilidades planas, el equipo considera que su apuesta sigue siendo correcta. Olivier Avertin, que cuenta con 12 años de experiencia como gestor, es el responsable del equipo. Los otros tres miembros vienen de gestionar un hedge fund de CAAM. La versión UCITS III del fondo se lanzó en abril.



El CAAM Funds Equity Statistical Arbitrage (EUR) tiene un objetivo de rentabilidad de Eonia más 4 puntos porcentuales, con un VAR del 8% anual con un 95% de confianza, y su patrimonio casi alcanza los 200 millones de euros.



Curiosamente, 2009 está siendo un año más difícil para la estrategia que 2008. Desde que entró el nuevo equipo gestor en enero del año pasado, la versión francesa del fondo obtuvo una rentabilidad del 10,08% hasta el cierre de mayo de este año, con una volatilidad anualizada del 5,19%, lo que arroja un ratio de Sharpe del 0,75.



Drabowicz defiende que el entorno actual es positivo para los productos de rentabilidad absoluta. “Los inversores hoy dudan si entrar en renta variable y tomar riesgo direccional. Pero al mismo tiempo ven que los mercados monetarios dan el 0%. Por eso hay interés por estrategias de rentabilidad absoluta que estén verdaderamente descorrelacionadas de la renta variable”, asegura.



Otro de los aspectos diferenciales del fondo de CAAM tiene que ver con el control del riesgo. Aunque el proceso de inversión es totalmente sistemático, los gestores tienen la capacidad de cubrir riesgos específicos de forma discrecional en situaciones excepcionales.



“Siempre necesitas un piloto en el avión. Creemos en los modelos estadísticos, pero hay ciertos límites. Merece la pena tener la posibilidad de controlar los riesgos de la cartera”, explica Drabowicz.



Los gestores vigilan constantemente la concentración por sectores y que los resultados del fondo mantengan una baja correlación con los distintos tipos de activos. “Nos mantenemos sistemáticos a menos que percibamos un riesgo de concentración, pero ahora no vemos ninguno de esos riesgos en la cartera”, dice Drabowicz. La cartera suele tener unas 200 posiciones, unas 100 largas y unas 100 cortas. El universo de inversión está compuesto por unos 1.000 valores de Europa y Estados Unidos.



Drabowicz destaca la ventaja que supone contar con un vehículo armonizado. “El formato UCITS III tiene una gran demanda en toda Europa. La gente es más cauta y quiere saber en qué invierte. Hacen preguntas más profundas y la due diligence es más larga, pero están dispuestos a invertir en lo que confían. Hemos visto entradas de dinero en nuestros productos de arbitraje de volatilidad y en el de arbitraje estadístico”, comenta.



El especialista de producto de CAAM señala que su fondo exhibe un comportamiento similar al del JPMorgan Highbridge Statistical Market Neutral, el fondo de arbitraje estadístico en renta variable más vendido en Europa. “Los inversores nos comentan que nos comportamos en una forma similar. Pero cuando ellos sufren una caída en un mes, nosotros lo solemos hacer bien, y viceversa. Por eso creemos que se trata de productos complementarios. Puede tener sentido combinarlos en una cartera, porque se obtiene una buena rentabilidad, con una volatilidad menor”, dice.

Las simulaciones realizadas por el equipo de CAAM determinan que el fondo podría sufrir una caída de hasta un 10% desde máximos. Sin embargo, la caída máxima hasta ahora es de un 3%. Las pruebas indican también que, si se repite una caída de los fondos cuantitativos similar a la de agosto de 2007, en principio no debería afectarles demasiado. “Los productos que más sufrieron en ese momento fueron los que aplicaban modelos que analizan factores fundamentales, mientras que nuestro proceso tiene en cuenta los precios históricos”, añade Drabowicz.

Lo más leído