¿Es Irlanda el espejo en el que se mira Portugal? Todo lo que necesita saber sobre la economía lusa


El pasado 15 de diciembre ha pasado oficialmente a la historia como el día en el que Irlanda terminó de pagar los 85.000 millones de euros de su rescate financiero. “Europa puede tomar el ejemplo irlandés como una historia de éxito por la manera en la que acudió en rescate de uno de sus estados miembros”, afirman los expertos de Amundi en un análisis publicado recientemente sobre la situación económica del otrora ‘tigre celta’. “Por supuesto, la crisis financiera irlandesa fue muy diferente de la de Grecia o Portugal, aunque su resolución es ejemplar por dos razones”, añaden. La primera, los sacrificios que aceptó la sociedad irlandesa. La segunda, que gracias a su flexibilidad la economía de la isla ya cumple con algunos de los estándares que la Troika (el BCE, el FMI y la Comisión Europea) y Alemania. “Nos gustaría ver cómo los emulan otros países europeos”. 

Gero Jung, economista jefe de Mirabaud, estima que “está emergiendo un repunte de la economía irlandesa”, por lo que entiende que la tasa de crecimiento de su PIB podría alcanzar el 1,7% este año. “La postura de los bancos sobre concesión de crédito será importante para ayudar a la recuperación de la demanda doméstica y la producción industrial que ganó momento en noviembre. Esta tendencia positiva debería continuar”, añade el experto. No obstante, puntualiza que el repunte de los tipos de la deuda estadounidense podría afectar a la demanda de títulos irlandeses, por lo que el diferencial podría ensancharse como consecuencia. 

Considerando la gravedad del shock que recibió la economía griega, la pregunta ahora es si Portugal será la siguiente nación en pagar su rescate, especialmente teniendo en cuenta que el último tramo le será entregado por la Troika en mayo.

¿Está Portugal en condiciones de emular a Irlanda?

Gero Jung prevé que la economía lusa crezca alrededor de un 1% en 2014 (un 0,8% exactamente). Además, resalta los buenos resultados de la subasta que se celebró el pasado 9 de enero, en la que se colocaron 3.250 millones de euros en bonos a 5 años, con una rentabilidad del 4,65%. La subasta se cerró con un amplio ratio de cobertura, siendo inversores internacionales el 88% de los participantes. Para el experto, esto “se puede ver como un signo positivo de que Portugal será capaz de financiarse por sí mismo en los mercados de capital”; las necesidades del Estado luso ascienden a 7.100 millones. “Además, la rentabilidad del bono a diez años ha retrocedido sustancialmente y se podría esperar que cayera por debajo del 5% en junio”, añade Jung. 

“La economía lusa parece haber tocado suelo en septiembre de 2013 y ahora está mejorando gradualmente”, continúa el responsable de Mirabaud, que espera que el dato final de la cuenta corriente del país sea positivo gracias a las mayores exportaciones e importaciones estables. También confía en la capacidad del Gobierno para ajustarse al objetivo del 4% de déficit fijado por el FMI. En este sentido, dentro del programa de reformas, ve como un signo positivo que podría alentar la inversión extranjera la propuesta para reducir el impuesto de sociedades del 31% al 18% para 2018, junto con una reducción del gasto público. 

Jung también se detiene en los puntos negros de la economía lusa: los costes laborales unitarios experimentaron poca mejoría en el sector privado y de hecho se incrementaron en 2013 al restablecerse la paga extra de los funcionarios tras suspenderal en 2011-2012. Por otra parte, el crédito al sector privado se redujo un 4,4% el año pasado al continuar soltando lastre la banca portuguesa, la más apalancada de toda Europa al poseer un ratio de créditos sobre depósitos del 140%.

Los riesgos parecen más elevados para Portugal que para Irlanda, y apuntan a la baja. Por ejemplo, demasiado desapalancamiento, una recuperación europea menor y sólo mejoras modestas en el coste de competitividad podrían debilitar la recuperación. El consenso político también es menor que en Irlanda y el hecho de que el tribunal Constitucional legislase en contra de algunas reformas importantes incrementa la incertidumbre en el futuro”, resume el experto. 

El economista jefe de la firma suiza hace una última apreciación: no se debe olvidar que la financiación a través del FMI es más barata que emitiendo directamente al mercado primario, “y podría ayudar a la transición hacia financiación puramente del mercado”. Por tanto, en el caso de que se cumplieran los rumores que llevan circulando desde hace varios meses de que Portugal podría pedir un segundo rescate, la opinión de Jung es que sería más apropiado solicitar una línea de crédito temporal, como hizo España para rescatar a su sistema financiero en junio de 2012. 

Invertir en valores, no en la economía

Aunque destaca la mejora del PIB luso –el que mostró mayor nivel de crecimiento en la UE-, el gestor del FF Iberia, Firmino Morgado, tampoco se olvida de advertir que “los desafíos políticos y económicos no obstante seguirán estando ahí en 2014, mientras el país busca la manera de lograr fuerza exportadora para reequilibrar la balanza más allá del consumo doméstico”. “En términos de perspectivas a corto plazo, mucho dependerá de la implementación efectiva y continua de reformas estructurales”, señala, y aunque destaca que al ser un selector de acciones con un enfoque bottom up, es consciente del panorama económico. Se limita a añadir sobre la situación económica del país que “si hiciera falta un elemento de reestructuración de deuda,  este serviría para relajar las presiones domésticas y mejorar el consumo interno”

En su papel de gestor de un fondo de renta variable, Morgado insiste en que “los inversores deberían recordar que están invirtiendo en empresas, no en economías”. El experto expresa su creencia de que “a medida que las correlaciones entre las bolsas siguen bajando y los inversores se vuelven más discriminatorios, 2014 debería ser un año para los seleccionadores de acciones”. En este sentido, observa que a pesar del buen comportamiento del PSI 20 durante el segundo semestre de 2013 el indicador todavía tiene un gran recorrido alcista. “Si lo ampliamos a la región de Iberia, empresas como Inditex y Amadeus IT, apoyadas por la demanda global, deberían beneficiarse de una recuperación más sostenida. NH Hoteles es otra empresa altamente orientada hacia la recuperación”, expone el experto, que termina añadiendo que gracias al proceso de recapitalización y consolidación, algunas entidades bancarias (entre ellas CaixaBank) también tendrán oportunidad de hacerlo bien.

Ante la mejora de los indicadores macro, cada vez más firmas de gestión encuentran atractiva la inversión en los países periféricos. Uno de los últimos en reafirmar esta idea ha sido Scott Thiel, jefe de inversión adjunto del equipo de renta fija fundamental de BlackRock, cuando declaraba a Bloomberg que su firma infrapondera o tiene posiciones cortas sobre bunds en sus carteras: “Actualmente preferimos expresar nuestras visiones positivas sobre la periferia a través de Portugal, Eslovenia, Irlanda e Italia”, reconocía.

Nicolas Waleswki, fundador de Alken, también afirmó en una visita a España que está interesado en algunos valores portugueses pues considera que Portugal es uno de los países que se beneficiarán de la reducción del coste de capital. Para el gestor, países como Portugal o Finlandia siempre cotizan con descuento en el largo plazo, aunque admitió que no pudo invertir en tantos valores como le gustaría por ofrecer el mercado luso una liquidez inferior. En la actualidad Valeo es uno de los valores favoritos de Walewski, que afirma que esta compañía ha conseguido batir en un 10% anualizado al mercado global. 

 

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente