"Es clave diversificar las carteras de deuda fuera de la zona euro"


La diversificación de las carteras de renta fija fuera de los países de la eurozona es crucial y ha cobrado una “importancia extrema” con los últimos acontecimientos relacionados con la crisis de deuda soberana, según Nordea. Para la gestora escandinava, no puede ignorarse la fuerte división que existe dentro del continente entre países con problemas y países core y por eso propone la deuda de los países nórdicos como una inversión mucho más segura dentro del activo. Entre las razones, Edelweis Kolp, especialista de producto de la gestora, destaca el mayor crecimiento de Norguega, Dinamarca, Suecia y Finlandia, así como el mejor estado de salud de las finanzas públicas de dichas economías para justificar ese estatus de activo refugio.

 

“Las economías nórdicas se verán impactadas por los problemas, pero aun así crecerán más que el resto”, explicaba la experta en una reciente presentación en Madrid. Para Kolp, aunque Dinamarca está inmersa en una crisis inmobiliaria y Finlandia podría sufrir debido a la caída de las exportaciones a Suecia y Alemania, el crecimiento es superior al de la zona euro. Además, señala cómo los países tienen menor deuda que sus vecinos europeos, con Noruega con superávit presupuestario y Suecia en equilibrio, lo que hace que sus CDS a 5 años sean de los más bajos del mundo.

 

Con respecto a potenciales riesgos para la renta fija nórdica, como la subida de tipos de interés por parte de los bancos centrales, una política que han llevado a cabo sobre todo Noruega –inició sus sucesivas subidas de tipos a finales de 2009 y llevó a cabo la última el pasado mes de mayo- y Suecia –que lo hizo 7 veces en 2010-, Kolp considera que de momento no se prevén más movimientos de este tipo. Al menos de cara a este año, contemplando incluso probables recortes de tipos en Suecia de cara a 2012. Con todo, cree que las divisas, que se han apreciado con fuerza en la crisis, seguirán apoyadas por los fuertes fundamentales de la región, y en concreto, de cada país. “No parece que las autoridades estén dispuestas a tomar decisiones como la del Banco Suizo de ligar su divisa a otras para frenar su apreciación, aunque sí podrían a bajar los tipos para controlarlo”, explica Kolp. Algo que beneficiaría a la renta fija.

 

Crédito noruego, deuda pública sueca y cédulas de ambos mercados

La especialista propone dos fondos que cuelgan de la sicav Nordea 1, domiciliada en Luxemburgo: Norwegian Bond y Swedish Bond. El primero invierte en los mercados de deuda pública (11%), cédulas (7%) –mercado en rápido crecimiento- y bonos corporativos (75%) denominados en coronas noruegas, este último muy desarrollado sobre todo en los sectores de industriales y financiero (en el mercado noruego hay 150 bancos sin exposición directa a deuda europea). La razón de la escasa inversión en bonos gubernamentales reside en su carestía, teniendo en cuenta los últimos flujos que han ido hacia esos mercados y su relativamente pequeño tamaño; de ahí que se centre en crédito, con rating de alta calidad. “La mitad del mercado de crédito no tiene rating porque son pequeños emisores, pero los brokers noruegos lo siguen”, explica.

 

En el caso de Suecia, en cambio, el fondo invierte casi el 60% en bonos públicos, el 34% en cédulas y apenas el 2% en crédito puesto que es un mercado de un tamaño mucho menos. Ambos fondos se gestionan con una combinación de análisis top down o macro (que ahora manda reducir las posiciones de infraponderación en duración) y bottom-up.

 

Nordea gestionaba 36.000 millones de euros en renta fija nórdica a finales de junio de 2011.
 

Lo más leído