¿Es Bill Gross un indicador ‘contrarian’ de renta fija?


El 2013 ha sido el peor año de los últimos 20 para PIMCO, al registrar su fondo estandarte, el PIMCO Total Return, reembolsos récord superiores a los 41.000 millones de dólares. Bill Gross, cofundador de la firma, ha hecho propósito de enmienda dando a conocer las líneas maestras de la estrategia que en principio seguirá este año, entre las que figuran la infraponderación de bonos a 10 y 30 años y la preferencia por ‘papel’ con duración entre uno y cinco años. ¿Puede ser visto Bill Gross como un indicador 'contrarian'?

El periodista de MarketWatch Ben Eisen afirma que Gross se ha convertido en sí mismo en una señal contrarian, puesto que grandes jugadores del mercado como Pioneer Investments o BlackRock han empezado a hacer exactamente lo contrario que el famoso gurú de renta fija, al aconsejar a sus clientes salirse de la deuda a corto y medio plazo al creer firmemente en la promesa de la Reserva Federal de que mantendrá los tipos de interés en niveles bajos. Estas firmas se basan en la presunción de que el tipo fijado por la Fed podría golpear a los bonos con duraciones medias, al basarse parte de su cotización en las expectativas sobre el calendario de subidas de tipos que maneja el banco central. En cambio, Gross ha dicho explícitamente que la deuda de corta duración es la mejor manera de aliviar la sensibilidad de tipos. 

La cuestión es que, aunque la reducción de los estímulos ya está en marcha, está sólo en una fase incipiente y con voluntad de que la retirada sea gradual y paulatina, mientras que la economía está empezando a dar cada vez más signos de aceleración. Por ello, el interrogante es cuánto falta para la primera subida de tipos, congelados en el mínimo histórico de entre el 0% y el 0,25% desde 2008. Y el dilema, que cuando el mercado ponga en precio esta previsión, la Fed no tendrá más remedio que actuar.

Precisamente, el director de estrategia de renta fija de BlackRock, Jeffrey Rosenberg, se preguntaba recientemente en una entrevista cuánto tiempo será la previsión de largo plazo, ya que “es realmente impactante para la parte de 2 a 5 años de la curva”. Para Rosenberg, “si te escondes en estrategias de corto plazo, es mejor parapetarse en duraciones ultra cortas”. De hecho, BlackRock está recomendando a sus clientes alejarse de los bonos con vencimientos entre los 2 y cinco 5 años y centrarse en títulos con vencimiento inferior a dos años y de más largo plazo, como a 10 ó 30 años. 

En una línea muy similar se pronuncia el director de crédito estadounidense de Pioneer Investments, Michael Temple, quien prefiere invertir en la parte corta y larga de la curva siguiendo una estrategia 'barbell', evitando en todo momento los vencimientos entre los 3 y los 7 años. En este sentnido, el experto ha declarado que no cree que se vuelvan a producir las pérdidas vistas meses atrás en renta fija. Temple ya había expresado en una visita a España en septiembre su miedo a ponerse demasiado corto en duración, al considerar que hace cuatro meses ya se habían vendido tres cuartas partes de toda la renta fija como reacción al tapering anunciado por la Reserva Federal.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído