“En tres semanas nuestros fondos se podrán distribuir en la red de BMN”


Mientras esperan pacientemente la concreción o no de las negociaciones de fusión con Banco Popular, en las áreas de negocio de gestión de activos y banca privada de BMN tienen claro que continuarán con la tarea de construir “unos negocios que tengan sentido para los clientes y en el que éstos puedan encontrar valor”, según explica Salvador Vilallonga Cairó, director de BMN Gestión de Activos y del negocio de banca privada del banco.

Una tarea que comenzó con la creación de la entidad, cuando Caixa Penedès Gestió pasó a formar parte de BMN tras la integración de Caixa Penedès con Caja Murcia, Caja Granada y Sa Nostra. Caixa Penedès era la única entidad de las cuatro con gestora de IIC, por lo que la nueva gestora , BMN Gestión de Activos, es fruto de su transformación.

Una evolución que pasaba por una simplificación de los productos y procesos en una especie de "back to basics", y que tenía objetivos claros en sus inicios que poco a poco se van cumpliendo. En primer lugar, la distribución de todos sus productos a través de su red, lo que requería de una integración tecnológica que está en marcha durante estos días.

“Confiamos en que en unas tres semanas todos los fondos se puedan distribuir en la red, a la vez que mantenemos un sistema de arquitectura abierta que incluye la selección de fondos de terceros”, explica Vilallonga. La gestora cuenta con Ahorro Corporación Gestión como proveedor de fondos de terceros. Para el experto, sistematizar toda la actividad comercial en las distintas entidades que conforman el banco era una prioridad, aunque esa unificación de la información ha llevado meses.

Con respecto a su objetivo de mantener el patrimonio bajo gestión en 2012, siguen luchando. “La crisis ha ayudado a mantener el patrimonio en fondos, productos alejados del riesgo de las entidades financieras”, explica. En la gestora están creciendo a través de fondos propios, sobre todo desarrollando productos garantizados aunque de forma no agresiva. De ahí la importancia de abrir las cuatro redes de los bancos integrantes de la entidad.

Tecnología en banca privada

En cuanto al equipo de selección de fondos, Vilallonga espera también que apoye al área de banca privada. Un área de la que también está al frente junto a Rosa Sentandreu, coordinando a los cuatro responsables territoriales de banca privada de la entidad, ubicados en Palma de Mallorca, Levante, Granada y Cataluña. En este negocio también resulta clave la unidad tecnológica, algo en lo que están trabajando actualmente y que tardará algo más en producirse.

“Somos un banco doméstico y tenemos limitaciones, pero esperamos ofrecer a los clientes de banca privada y personal productos para que puedan anticiparse al ciclo y para que puedan obtener rentabilidades de dos dígitos”, apostilla.

Con respecto al escenario macroeconómico, Vilallonga explica que no es la clave de su gestión, aunque están al tanto. “El BCE tiene pocas salidas: o ayuda a los países con problemas u opta por no hacerlo, pero la otra cara de la moneda tiene un coste demasiado alto”, indica en referencia a la crisis de deuda soberana en Europa, y sobre todo en España e Italia. La macroeconomía tiene un mayor peso en los fondos mixtos o fondos de pensiones que gestiona la entidad, y menor en los de renta variable.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído