"En tiempos de incertidumbre, nos aferramos al value"


Una guerra comercial, una macroeconomía con señales de debilidad, unos países emergentes enormemente endeudados… las excusas para estar negativos con los mercados son múltiples. Y sin embargo el tono de Amundi está lejos del miedo que se está extendiendo entre los inversores estos días. No es que no existan zonas grises hoy en día. Si tuviera que citar los principales retos para la cartera del First Eagle Amundi International Fund, Robert Hackney, director ejecutivo de First Eagle Investment Managers, resaltaría el alto apalancamiento mundial, la militarización de China o el fin del QE. 

Pero más que riesgos, Andreas Wosol, director de gestión value multi cap y gestor senior del Amundi Funds II – European Equity Value, los calificaría como ruido. La debilidad económica en Europa está copando los titulares, pero para este gestor el mayor problema para su fondo es el riesgo idiosincráctico de una compañía. Es decir, errar en su convicción. ¿Y los terremotos políticos en Europa? “Italia nunca ha tenido en regla su presupuesto, así que por qué preocuparse ahora”. Por ello, defiende que no estaría tan temeroso como parecen estar algunos. “Si invierte en negocios viables, estos son más resistentes, tienen la capacidad de adaptarse”, sostiene. 

El retorno de la volatilidad es una de las grandes preocupaciones del momento, pero para Wosol el riesgo más importante es la pérdida permanente de capital. Hackney coincide: “El secreto para batir al mercado es no perder". En los últimos 30 años, durante más de 20 el First Eagle Amundi se ha quedado por detrás de los mercados alcistas. Pero han bastado 9 años bajistas, donde tampoco acompañaron con la misma intensidad a las caídas, para batir a los índices en términos brutos. Su método: diversificación y paciencia

Porque el antídoto para no sucumbir al pánico en momentos de corrección es un sólido proceso de inversión. En su definición más amplia, el value es la búsqueda de oportunidades a un precio atractivo. Lo que no quiere decir que quienes no se consideren value compren caro. En Amundi aplican esa filosofía partiendo del valor intrínseco de una compañía. “Lo que un inversor entendido estaría dispuesto a pagar por el negocio entero en liquidez”, explica Hackney. Esto es, que ni los índices de referencia ni las comparativas relativas entran en el proceso. 

Tal y como reconoce el experto de First Eagle, el inversor se encuentra en un entorno de mayor riesgo-menor recompensa que en el pasado. Y para ello reivindican el papel de sus dos escudos: el oro y la liquidez pura y dura. Pero por encima de todo en tiempos de incertidumbre, “nos aferramos al value”, sentencia Hackney.

Noticias relacionadas

Lo más leído