Tags: Latam |

“En renta fija, Latinoamérica ha cobrado mayor atractivo que el resto de emergentes”


Los fondos chilenos de deuda latinoamericana han tenido resultados contrarios en los siete primeros meses del año: por una parte, han estado a la cabeza en rentabilidades en el conjunto de la industria local, mientras el balance es más tímido en cuanto a la captación neta de la categoría. En este sentido, un fondo mutuo destaca sobre el resto, el Bci Latin American Corporate Bonds. Con más de 54 millones de dólares bajo gestión, es el producto más grande de la industria chilena renta fija latinoamericana, un activo en el que las 12 administradoras que ofertan al menos un producto han logrado en conjunto un flujo neto de entradas de 21 millones de dólares en el primer semestre. Sin embargo, esta cifra se explica principalmente por el fondo de Bci Asset Management, que registró un flujo neto de entradas de 17 millones, según las estadísticas de Morningstar. Además, el vehículo también aparece entre los mejores por retorno acumulado en 2014 y a 12 meses. “Ser fieles a la definición inicial del fondo con un componente aproximado de 30% Investment Grade y 70% High Yield, ha traído frutos, permitiéndonos entregar liquidez diaria a nuestros clientes. Hemos mostrado una consistencia en la estrategia, lo que nos ha diferenciado de otros competidores”, arguye Paulo García, subgerente de renta fija de Bci AM (de izquierda a derecha, tercero en la fotografía).

En la entidad, además, se muestran positivos con el activo, con lo que el rendimiento podría continuar. Más aún en comparación a la deuda pública o corporativa del resto de economías en desarrollo. “Vemos que Latinoamérica ha cobrado un mayor atractivo dado los distintos acontecimientos provenientes de otras regiones emergentes”, concreta Paulo García. “Sin duda, el fantasma de crecimiento en China (Asia Emergente), el conflicto Rusia – Ucrania (Europa Emergente), etc., han desviado flujos a Latinoamérica, ya que sería uno de los pocos sectores donde el precio ya incorpora todos los riesgos”, añade. Mientras que en la comparativa con los mercados desarrollados, la visión en Bci es que respecto a Europa y Estados Unidos, tanto en investment grade como en high yield, “el bloque emergente se encuentra con spreads y yields más atractivos, lo cuál debería seguir induciendo flujos a nuestra región”.

Estos flujos los han canalizado con éxito en Bci AM. Sólo hay que volver a repasar las cifras ya expuestas para destacar lo evidente: la categoría ha captado 21 millones de dólares en términos netos con 15 fondos (seis de ellos con salidas netas entre enero y julio) de 12 administradoras, y el Bci Latin American Corporate Bonds ha registrado un flujo neto de entradas de 17 millones. “Hemos visto ingreso de flujos importantes a nivel mundial en la categoría y gracias a la importante base de clientes de alto patrimonio que tiene el banco, sumado a una gestión activa del equipo institucional, hemos logrado captar parte de esos flujos a través de nuevos e importantes canales de distribución”, explica en subgerente de renta fija de la administradora, que considera también importante en el proceso de inversión “la alianza realizada con Deutsche Asset & Wealth Management, que nos provee de una visión adicional, a nivel internacional, que se complementa con la de nuestro equipo y nos permite ser más cautos, y a la vez asertivos, en la toma de decisiones”.

En Bci AM continúan ambiciosos con este vehículo, que ya es el más grande de la categoría con 54 millones de dólares de patrimonio, dato que esperan duplicar en lo que queda de año, siguiendo con el trabajo comercial con multi family offices, clientes de Bci Banca Privada y Alto Patrimonio, y “además hemos detectado cierto grado de interés en algunos inversionistas institucionales”.

Pese a estos resultados, García reconoce que hay ciertas reticencias a la hora de adquirir participaciones de un fondo de renta fija latinoamericana: “Parte del mercado tiene cierto temor a la categoría debido a los retornos obtenidos a principios del año pasado y eso toma tiempo revertirlo. A lo anterior, se suma una posible alza de tasas del Bono del Tesoro de Estados Unidos. Pese a que Latinoamérica en términos de spread se encuentra en un momento óptimo para absorber esta alza y rentar positivo, es sin duda un obstáculo a la hora de comercializar el fondo”. 

El Bci Latin American Corporate Bonds tiene en cartera 91 posiciones en este momento, con una rotación baja pensada en una inversión a largo plazo. En general, ninguna posición supera el 5% de la cartera salvo “apuestas puntuales cuando el precio esté alejado de sus fundamentos o cuando se proyectan muy buenos resultados para una empresa específica”. El universo de inversión corresponde a emisiones en Latinoamérica, evitando Argentina y Venzuela porque quedan fuera del “foco de tolerancia de riesgo definido”, y con dos partes diferenciadas del portafolio. Por una parte el 30% en empresas investment grade y el resto en high yield. “En general, estamos en un promedio ponderado de ‘BB’ con créditos que van desde ‘AAA’ a ‘B’. En oportunidades muy específicas, buscamos créditos bajo esta última clasificación, pero con muy poca frecuencia. En términos de tamaño, buscamos emisiones grandes que tengan buen nivel de liquidez, dado que este es un fondo con liquidez diaria, atributo que nos ha diferenciado de otros fondos de la misma categoría, expone Paulo García.

Para la selección de los valores en los que invierte el fondo, Bci AM tiene un acuerdo con Deutsche Asset & Wealth Management. “Ocupamos la amplia cobertura que tiene su numerosa y experimentada plataforma de analistas”. Después, una vez que se tienen las informaciones de las diferentes empresas, “se integra a un sistema global de retroalimentación en línea llamado G-Cube, donde se establecen los fundamentos de las decisiones y el precio objetivo. Esta información es tomada por la mesa en Frankfurt, donde se establecen las recomendaciones de compra y venta, las cuales son entregadas al equipo de renta fija de Bci Asset Management y con esto se llega a la decisión final del proceso de inversión”. 

Por ahora, las principales apuestas del vehículo se encuentran en México, Colombia y Perú, y en algunos sectores específicos de Brasil, “pese a estar underweight de acuerdo a nuestro índice de referencia respecto a este país”.

En la fotografía, de izquierda a derecha: Roberto De la Carrera Prett: Gerente Inversiones, Javiera Espinosa Quera: Client Portfolio Manager, Paulo García Cardemil: Sub Gerente Renta Fija, y Matías Carvajal Calderón: Gerente Institucionales.

Lo más leído