¿En qué ha estado invirtiendo el equipo gestor del Nordea 1- Stable Return? Actualización del fondo


Nordea acaba de reabrir el Nordea 1- Stable Return. La ocasión se merece una actualización de la estrategia de este producto multiactivo, que es además una de las apuestas de la gestora en este 2018 que está planteando tantos retos a los inversores. Asbjorn Trolle Hansen, cogestor del fondo junto con Claus Vorm y Kurt Kongsted, detalla los aspectos más destacados del posicionamiento actual del fondo, triplemente calificado como favorito de los Analistas, Blockbuster y Consistentes Funds People.

El experto destaca como la novedad más importante en lo que va de año el aumento de la duración, que ha pasado de ser inferior a un año en enero a rozar los dos años actualmente. Básicamente, el equipo gestor ha aprovechado el repunte de los rendimientos a lo largo de la curva de tipos estadounidense - hasta tocar el ya famoso 3% en la referencia a diez años- para irse de compras, y esto ha impulsado la duración, que aun así mantiene un posicionamiento bajo. “Hemos aprovechado que los rendimientos han vuelto a un nivel más atractivo. El coste de cobertura sigue siendo elevado, pero con el treasury a diez años al 3%, puede contribuir a estabilizar el comportamiento de la cartera”, explica Hansen.

El gestor añade que “los posibles rendimientos a largo plazo de la deuda estadounidense a diez años deberían situarse entre el 3% y el 4%, por lo que creemos que, en estos niveles, han recuperado cualidades para proteger la cartera si nos adentrásemos en un entorno de recesión”, en referencia a la alta liquidez de estos bonos y su capacidad para generar rendimientos descorrelacionados de la renta variable. El gestor efectúa una puntualización necesaria, relativa a los costes de cobertura de la divisa: “Hemos cubierto por completo nuestra exposición a los treasuries: no obtenemos el retorno completo, pero todavía nos beneficiamos de la descorrelación que presentan respecto a la renta variable”.

Para Hansen, la curva estadounidense es un exponente fiable del éxito del proceso de normalización de la Reserva Federal: “Los rendimientos actuales de la curva de tipos estadounidense están reflejando que el entorno de tipos bajos en el país prácticamente se ha acabado. Si vives en EE.UU., la situación económica se ha vuelto bastante normal otra vez”, sentencia.

Defensivos, pero vigilando las valoraciones

El repunte en los rendimientos de la deuda estadounidense ha traído consigo oportunidades también en la parte de renta variable, puesto que los inversores también han revisado a la baja los precios de valores considerados como bond proxies por el mercado, por sus características defensivas. Hansen tiene varias aclaraciones que hacer en este punto, que es importante además para comprender por qué el Nordea 1- Stable Return ha presentado un comportamiento irregular a lo largo del último año y medio.

“Hemos seguido centrándonos en apuestas defensivas, y estas apuestas han perdido el favor de los mercados, particularmente en renta variable. Hemos conseguido mantenernos lejos de los bond proxies, pero hemos seguido siendo defensivos en parte de la asignación a renta variable, y esa parte de la cartera no ha seguido al resto de las bolsas”, resume el gestor con sencillez. No obstante, prefiere poner buena cara al mal tiempo, al constatar que, como la tendencia del mercado ha favorecido a los valores con sesgo growth, ahora el equipo gestor del fondo está teniendo más facilidad para encontrar compañías más defensivas.

Al mismo tiempo, reivindica la necesidad de seguir ciñéndose al proceso de inversión, aunque no siga la moda del mercado: “No hay nada de novedoso sobre el tipo de compañías en las que invertimos. Simplemente estamos comprando acciones de calidad con una valoración atractiva”. El gestor añade que las compañías que están seleccionando están experimentando caídas de precios no justificadas realmente por un deterioro de los fundamentales: “No hay nada malo en las compañías en las que hemos estado invirtiendo, están creciendo con el rendimiento que esperábamos de ellas, pero sus valoraciones siguen abaratándose y eso ha actuado como un viento de cara para el fondo. Pienso que todavía estamos en una tendencia de momento positivo, aunque siga habiendo volatilidad”, concluye.

Como resultado del proceso de selección, ahora mismo la asignación a renta variable (que supone un 41% de la cartera, a finales de mayo de 2018) presenta un PER medio de 13 veces. El sector con mayor protagonismo es el tecnológico, una apuesta que se mantiene desde hace al menos dos años. “No tenemos tecnológicas muy agresivas, sino de las que son defensivas y presentan un comportamiento más robusto, como Apple o Cisco Systems. Son resultado de nuestro proceso, que se centra en la selección de compañías cuyos fundamentales sean robustos, que muestren estabilidad y que coticen a una valoración decente”, recuerda Hansen. Éste añade que, de continuar el proceso de revisión de precios a la baja, se han incrementado las posibilidades de que el equipo empiece a invertir en otros segmentos defensivos que se habían salido de su radar por lo elevado de los precios, como el de consumo básico. “Ahora presenta una valoración más razonable, tras haber corregido mucho durante el último año”, indica el experto.

Sobre el fondo

El Nordea 1- Stable Return estuvo cerrado a nuevas suscripciones entre septiembre de 2016 y mayo de 2018. La gestora optó por el cierre del fondo al alcanzar el producto su límite de capacidad para preservar la estrategia. A finales del año pasado se suavizaron las restricciones para invertir, y fue finalmente el pasado 22 de mayo cuando se abrieron del todo las compuertas del fondo. Hansen admite que, en estos meses, la gestora ha constatado un interés general por parte de inversores institucionales en el producto, “por lo que tenemos que ser cuidadosos para evitar que volvamos a alcanzar el límite de capacidad muy pronto”, aunque aclara que actualmente “el fondo está en un nivel decente de volumen de activos bajo gestión”.

Durante el periodo de cierre, Nordea se ha esforzado por diversificar su mix de productos, presentando a los clientes nuevas soluciones de inversión alternativas al Stable Return que también puedan satisfacer sus necesidades. La firma ha empezado a promocionar este año en España su gama Alpha, que cuenta con tres productos con carteras muy diversificadas y enfocados a distintos perfiles de riesgo (Alpha 10, Alpha 15 y el recién lanzado Alpha 7). “No es que tengamos un Plan B por si volvemos a cerrar el Stable Return. Tenemos dos planes A”, declara Hansen. Éste concluye con una reflexión: “La capacidad es la que es. Para nosotros, lo más importante es centrarnos en el dinero que está dentro de cada estrategia y gestionarlo de manera apropiada”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído