“En medio de los desafíos a los que se enfrenta Europa, hay oportunidades muy interesantes”


Desde que Joseph Sullivan asumiese el cargo de presidente y consejero delegado de Legg Mason Global AM en octubre de 2012, las expectativas sobre la entidad se han disparado. Esto se ha hecho visible en el mercado, donde la acción ha experimentado una vertiginosa subida que ha conducido su precio desde los 26 hasta los 35 dólares. ¿Qué ha cambiado en la entidad? La nueva estrategia emprendida por Sullivan parece explicar la mejora de las expectativas. Basta decir que el nuevo responsable de la gestora pasó varios días en cada una de las oficinas que Legg Mason Global AM tiene repartidas por el mundo para conocer de primera mano cómo es el día a día de cada una de ellas.

En una presentación celebrada en Londres, Sullivan (en la imagen) explicó que la diversificación de la gestora por clase de activo -entre productos de renta variable, renta fija y alternativos-, así como la distribución geográfica del negocio –más del 40% proviene de fuera de Estados Unidos, donde la firma tiene la sede- ha permitido a Legg Mason Global AM crecer hasta los 665.000 millones de dólares que mantiene actualmente bajo gestión. Según el responsable de la entidad, “el cliente es lo primero” y para prestarle un buen servicio hay que trabajar cada día para ganarse su confianza dándole lo que pide, que en su opinión no es otra cosa que valor añadido.

Para ello, Sullivan asegura que en la firma se centran en tres aspectos clave. El primero sería el desarrollo de productos relevantes para el cliente, centrándose especialmente en tener una diversidad de productos y servicios. El segundo punto sería en el resultado de los productos que ofrecen, prestando especial importancia al fomento del talento en los equipos de gestión y en retenerlo en la casa. Por último, Sullivan destaca el equipo de distribución, donde 500 profesionales tienen la misión no de tener que captar todos los días, sino de mantener una buena relación con el cliente para así poder atender sus necesidades de inversión.

Europa es, precisamente, la región donde Legg Mason Global AM está registrando un crecimiento más fuerte en términos porcentuales. En opinión de Sullivan, el continente se enfrenta a importantes desafíos que, sin embargo, no deben distraer al inversor. “En medio de los importares retos que tiene que afrontar Europa, se pueden encontrar interesantes oportunidades”, asegura. Por ahora, la voluntad de la firma es seguir trabajando para hacer más eficientes todas las funciones de negocio, si bien permanecen atentos a cualquier oportunidad que pudiera surgir en el mercado para reforzar su apuesta en Europa.

Según explica Terry Johnson, director global de distribución para Europa de la firma, el inversor se centra en tres áreas: preservación del capital, la búsqueda de rentas –lo que a su juicio es una prioridad para el inversor- y el crecimiento de su inversión a largo plazo. De acuerdo con sus datos, el 24% reconoce que su principal motivación a la hora de invertir es ver crecer su capital; el 21% tiene como primer objetivo protegerlo y el 16% mantener su actual estilo de vida. El 56% de los europeos prefieren fondos invertidos en varios países, mostrándose ahora dispuestos a invertir fuera de sus mercados locales. Asimismo, el 26% tienen la intención de elevar el peso de la renta variable.

“Los inversores necesitan superar su aversión al riesgo para alcanzar los objetivos de inversión que se han marcado”, asegura Johnson. La respuesta a estas necesidades, en su opinión, pasa por apostar por productos de gestión activa. Por ello, en la casa afirman que se van a esforzar por ofrecer soluciones transparentes no correlacionadas con los mercados. “Es importante ofrecer al cliente aquellos productos que den respuesta a lo que buscan, es decir, soluciones orientadas a la preservación del capital, rentas y crecimiento del patrimonio”, explica el responsable de distribución de la gestora para Europa.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente