Tags:

“En los próximos tres años el crecimiento de EEUU será del 2,5%-3%”


“La clave de los mercados de renta variable se encuentra en EEUU”, asegura Victor Moftahar, responsable de renta variable de Deka Investment. Según este experto, la recuperación de las bolsas a nivel global pasa por que mercado estadounidense retome la senda alcista.



Por el momento, Moftakhar considera que la bolsa de EEUU está barata, aunque aún no ha llegado al punto de inflexión. “Estamos seguros de que hay valor en las acciones. El potencial de revalorización, teniendo en cuenta los fundamentales es del 20%-25%. El mercado está sobrevendido, pero aún es muy difícil asegurar que la recuperación está a la vuelta de la esquina”, explica.



Antes de que el mercado toque fondo, los beneficios de las compañías aún tienen que caer durante este año. “Las recesiones con crisis financieras tienden a ser más largas que las normales. El sistema financiero está roto y no puede generar los créditos y préstamos que la economía real necesita para crecer”.



Según Moftakhar, se necesitan al menos otro doce meses para que EEUU pueda recuperar tendencias de crecimiento del 3%-3,5%. El problema es que, aunque habrá una recuperación, ésta no va a ser rápida. El crecimiento va a ser lento durante una buena temporada, con la consiguiente decepción para los inversores. “En los últimos cinco años ha sido del 5%, pero en los próximos tres años será del 2,5%-3%”, apunta.



El experto de Deka pone como ejemplo sus previsiones para el Dax, el índice de referencia de la bolsa alemana. En su opinión, este selectivo no volverá a recuperar el nivel de beneficios de 2007 hasta 2017, aunque al menos éstos retomarán la senda positiva a partir de 2011.



Por otro lado, existe otra amenaza que planea sobre la recuperación global: la deflación. “Los mercados están descontando la peor recesión posible, incluso riesgo de alta deflación. Si en los próximos 12 a 18 meses queda claro que la economía no está cayendo en un escenario como el de Japón en los 90, habrá un buen potencial de recuperación para los mercados de renta variable”, explica Moftakhar. Un escenario que no considera probable, dados los fuertes estímulos fiscales y económicos que los mercados están llevando a cabo de manera sincronizada. “Pensamos que todavía pueden darse sorpresas negativas, pero al final las aguas volverán a su cauce”.



Una buena señal

Uno de los indicadores de la recuperación de los mercados de renta variable se encuentra en los bonos corporativos, cuyos diferenciales se encuentran ahora mismo en máximos históricos. Según el experto de Deka, cuando los spreads se normalicen los mercados de acciones irán a la par. “Cuando eso suceda el siguiente activo más rentable serán las acciones. Nosotros recomendamos comenzar invirtiendo en acciones de alta rentabilidad por dividendo y, cuando los mercados se estabilicen de forma definitiva, en acciones con un riesgo mayor”, comenta. Un momento clave que, según este experto, podría darse en el plazo de seis a nueve meses.



En el momento en que la locomotora estadounidense vuelva a pisar el acelerador, el resto de mercados desarrollados le seguirán. En cuanto a las economías emergentes, la evolución en el precio de las commodities será extremadamente importante. “Pero para la recuperación es necesario ver una estabilización económica y ésta tendrá que empezar en EEUU”, añade Moftakhar.

Lo más leído