"En los momentos malos, los fondos han demostrado su valía"


Para el próximo gobierno, Mariano Rabadán, presidente de Inverco, envía dos mensajes concretos: que trabajen para generar confianza en el país y que prime el ahorro a largo plazo tanto de previsión como de riesgo. Estos son algunos de los frentes abiertos en los que trabajan desde Inverco para la mejora de un sector que lleva tres años registrando reembolsos continuados. Rabadán, no obstante, se muestra positivo de cara al futuro. “Los fondos de inversión pasaron su prueba de fuego en 2008, cuando fue el único producto que siguió dando liquidez a sus clientes, así que los seis millones de partícipes que han permanecido en los productos son fieles”, dice. “En España, en estos productos no hay clientes cautivos. Han comprobado que en los momentos malos los fondos han demostrado su valía”.


Rabadán recuerda que los niveles de activos de los fondos de inversión en el mundo se han recuperado por su alta exposición a los activos de renta variable, pero no así en España donde sólo se ha conseguido que no se pierda excesivo patrimonio en los últimos tres años. “El efecto salida por los depósitos parece que está amainando porque los seis millones de partícipes están ya muy consolidados. Está claro que el dinero que se ha ido a depósitos en 2008 no se va a recuperar fácilmente; pero si los mercados se recuperan, el sector volverá a recuperarse”, dice Rabadán. “Los reembolsos que se están dando este año son bajos respecto a hace dos años, por lo que no nos asustan”, explica. En los ocho primeros meses del año se han registrado unos reembolsos netos de 4.800 millones de euros, frente a los 70.000 millones de euros registrados en 2008.


Respecto al perfil del inversor español, Rabadán recuerda que tienen un carácter más conservador que en otros países y la exposición a renta variable es de tan sólo el 10%, frente al 45% registrado internacionalmente. Además, es un inversor de clase media, con una inversión media de 30.000 euros por partícipe en fondos de inversión y de 10.000 euros en fondos de pensiones. “Otro motivo para la esperanza es que la gente destina a depósitos bancarios el 43% de su ahorro, y tan sólo el 25% a inversión colectiva; según vaya amainando la competencia de los depósitos y de los planes de pensiones, los fondos de inversión podrán aumentar su cuota en la tarta de productos de ahorro”, dice Rabadán. “La reducción progresiva del endeudamiento de las familias, el incremento del ahorro y las reformas de los sistemas de pensiones que se están llevando a cabo, permitirán que el ahorro canalizado hacia estos instrumentos se incremente significativamente”, explica.


Respecto a la Ley de IIC, el presidente de Inverco considera que es positiva por la incorporación de la directiva europea UCITS IV al ordenamiento español, lo que permitirá una mayor racionalización de la oferta de productos y un aumento de la información ofrecida al partícipe, a través del KIID. Respecto a las fusiones transfronterizas de fondos que permite a partir de ahora la Ley, Rabadán no cree que se vayan a usar extensamente.


Otra ventaja competitiva con que cuentan los fondos de inversión españoles son el diferimiento fiscal en el traspasos de dinero entre fondos. En opinión de Rabadán, las entidades no utilizan todo lo eficientemente que podrían este mecanismo, que podría dar mucho más partido.

 

Positivo en pensiones
Rabadán también se muestra positivo respecto al segmento de las pensiones. “Los flujos hacia estos productos han continuado, es un sector consolidado y que sólo puede crecer”, dice. Sobre la posibilidad de crear un sistema obligatorio de ahorro individual en pensiones piensa que es complicado. En su opinión, es más importante “concienciar a los ahorradores de la necesidad del ahorro de previsión, que aquí no la tenemos y nunca la hemos tenido. Hemos confiado en papá estado y pensamos que todo es gratis y no hay nada gratis”, dice. “Hay que empezar a ahorrar pensando en la jubilación en cuanto se pueda; pero en España al querer tener una vivienda en propiedad la capacidad de ahorro es muy limitada”, añade.


De la última reforma de las pensiones, Rabadán considera que se ha quedado a medias. No obstante, cree que ha incorporado medidas positivas, como el envío de la información que ahora cada contribuyente recibe sobre todo lo que se retiene a él y a la empresa con vistas a la jubilación, así como sobre cuánto va a cobrar en el futuro el día que se jubile.

 

UCITS, no complejos
Respecto al debate que se está viviendo actualmente en la Unión Europea respecto a la posibilidad de categorizar los fondos UCITS como complejos y no complejos, desde Inverco mantienen una posición clara. “Entendemos que los instrumentos UCITS no son productos complejos. Ni los ETF ni los estructurados”, dice. “Si el partícipe recibe información exacta y entendible, el producto no es complejo. Otra cosa es la cocina que tenga el fondo, en la que pueden usar instrumentos de inversión complicados dentro de que sean legales, pero no se debe distinguir entre complejos y no complejos”.


Otra de las áreas en la que Inverco trabaja extensamente es en la formación a los inversores españoles. “No hay formación financiera en España y es algo en lo que hay que insistir. Tan sólo un 10% de los inversores sabe la tributación de los productos en los que invierte”, dice.

Lo más leído