En los hedge con estrategias más simples se registran más casos de fraude


Más del 40% de los fraudes operacionales registrados en los hedge funds se concentran en las estrategias más líquidas y simples, como las que toman posiciones largas y cortas en renta variable y las de futuros gestionados (que incluyen los CTA). Aunque se trate de estrategias de inversión percibidas como bastante seguras, el riesgo operacional es un factor que no se puede pasar por alto.



Tras analizar de más de 300 casos de fraude operacional, la firma canadiense Castle Hall Alternatives, especializada en due diligence operacional sobre hedge funds, concluye que muchos de los casos se registran en fondos muy pequeños, que jamás llegan a entrar en los radares de los inversores institucionales. En total, el fraude y los problemas operacionales salpican sólo al 3% aproximadamente del total de los hedge funds.



La mayoría de los problemas surgen por apropiación indebida y robo por parte de los gestores o porque los activos en los que supuestamente invierten los clientes ni siquiera existen. Estas dos causas representan el 46% de los casos de fraude registrados y casi el 60% de los casos con un impacto financiero de diez millones de dólares o superior.

El impacto total del fraude operacional en el sector de los hedge funds, con datos hasta junio de 2009, es de unos 80.000 millones de dólares, según datos recogidos por Castle Hall Alternatives. Si se descuentan las pérdidas generadas por el caso Madoff, el impacto se reduce a unos 15.000 millones. En esta cifra se incluyen sólo los fallos operacionales. Al margen quedan todos los casos en los que las pérdidas se derivan de fallos en la política de inversiones o en el control de riesgos.

De cara al futuro, Castle Hall Alternatives señala que el aspecto más importante por resolver desde el punto de vista operativo, es el de la valoración de los activos de los hedge funds.









Para ver el informe completo de Castle Hall Alternatives, pinche aquí

Lo más leído