Tags: Negocio | ETF |

En las entrañas de la gama Core de ETF de Legal & General IM, su primera baza para atacar el mercado español


Tras prácticamente duplicar activos desde 2011, la mayor gestora de pensiones británica mira más allá de Reino Unido para seguir creciendo. Legal & General Investment Management (LGIM) se encuentra inmersa en un ambicioso plan de expansión internacional, que incluye el mercado español como uno de sus focos de interés. En su primera entrevista a un medio de comunicación, Pedro Santuy, responsable de desarrollo de negocio para Iberia (España, Andorra y Portugal), cuenta los detalles de quién es esta gestora que acaba de desembarcar en España, la estrategia que sigue y la gama de productos con los que buscará competir en el sector. 

Legal & General nació en 1836 como una aseguradora para los abogados británicos. Su expertise en la gestión de fondos llevó al grupo a fundar su propia gestora en 1970. En las últimas cuatro décadas han crecido hasta alcanzar los 1,1 billones de euros bajo gestión que manejan a cierre de 2018, lo que les sitúa como la gestora de pensiones británica más grande del mercado

Parte de ese crecimiento ha llegado gracias a su plan de internacionalización. De hecho, el negocio fuera de Reino Unido ya representa 262.000 millones de euros de patrimonio cuando en 2008 era tan solo 6.000 millones. En los últimos años han reforzado su presencia en regiones de Asia, Europa y Estados Unidos. Este último es su mercado internacional de mayor peso, aunque recientemente han desembarcado con una oficina en Milán. 

En España están concentrado sus esfuerzos en promover su gama de ETF ya registrada en el país. Una oferta que seguirá creciendo en los próximos meses ya que la gestora británica cuenta con unos 20-25 en la parrilla de salida para 2019. De ellos, un buen número serán vehículos temáticos, la gran apuesta de la firma. De hecho, sus dos ETF con mayor patrimonio y track record son el L&G ROBO Global Robotics and Automation UCITS ETF y el L&G Cyber Security UCITS ETF. Según cuenta Santuy, el objetivo de la gama es representar las tres áreas donde ven mayor potencial para el inversor: el cambio demográfico, tecnológico y de paradigma energético. 

La propuesta de valor añadido de la gama Core

El buque insignia de la estrategia es su gama Core de ETF lanzado el pasado noviembre: fondos UCITS domiciliados en Irlanda, fruto de la unión del equipo ya establecido de gestión pasiva de LGIM y la compra de la plataforma Canvas a ETF Securities en noviembre de 2017. Conscientes de los grandes jugadores ya consolidados en el sector de la gestión pasiva, en LGIM tenían muy claro que debían crear productos de valor añadido. La guerra de comisiones ha sido, en palabras de Santuy, un mal necesario, pero no basta con querer competir en precio.

La oferta de producto, aun siendo gestión pasiva, también debe ser diferencial. Su gama Core cubre los principales mercados y clases de activos, pero sigue los índices desarrollados por Solactive como su referencia. A diferencia de la mayoría de ETF que rebalancean a final de mes, en línea con los índices, los Core de LGIM rebalancean el primer miércoles del mes, evitando así distorsiones. “Esto nos permite ser competitivos en precio y en rentabilidad a largo plazo”, afirma.

Solactive ofrece también una capa de inversión responsable a los vehículos cotizados. Excluyen compañías en base a una lista propia de LGIM que toca sectores como las mineras, carbono, y armamento y compañías prohibidas por las Naciones Unidas. Porque aunque el grueso de su gestión es pasiva, el volumen de sus activos les ha convertido en accionista de referencia en muchas de las cotizadas británicas y esto les empuja a ser activos con el gobierno corporativo. “Tenemos una responsabilidad con nuestros clientes y con el mundo en general”, defiende Santuy. Asegura que la gestora británica es muy activa en la votación en las juntas de accionistas de temas como la diversidad de género, la remuneración de los directivos, o el cambio climático. 

Aunque LGIM se ha labrado su fama en el terreno de la gestión pasiva, la firma también cuenta con equipos de gestión activa de renta fija (unos 170.000 millones de euros bajo gestión) y multiactivos y soluciones LDI (unos 522.000 millones). En el mercado español de momento están testeando las aguas y tanteando el interés de los inversores nacionales, aunque Santuy reconoce que sus fondos más potentes se mueven en el área de renta fija activa

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído